Roger Stone, que fuera durante largo tiempo un cercano allegado a Donald Trump, fue declarado culpable el viernes de mentirle al Congreso y ser testigo de manipulación en un intento por proteger al presidente de Estados Unidos de la investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016.

Stone fue arrestado en enero en su casa de Florida por cargos presentados por el entonces fiscal especial Robert Mueller como parte de su investigación sobre la injerencia rusa.

Un jurado de nueve mujeres y tres hombres encontró a Stone, de 67 años, culpable de los siete cargos derivados de su testimonio de 2017 ante legisladores que investigan los esfuerzos del Kremlin para dañar a la rival demócrata de Trump en 2016, Hillary Clinton.

Trump respondió de inmediato al veredicto en Twitter, sugiriendo que la justicia actúa con un "doble estándar como nunca antes se había visto en la historia del país".

Este es el sexto asesor del presidente en ser declarado culpable en el marco de las investigaciones conducidas por Mueller.

La sentencia de Stone se fijó para el 6 de febrero y el exfuncionario enfrenta una pena de hasta 20 años de prisión.

Stone había argumentado que los cargos en su contra tenían motivaciones políticas, pero los fiscales demostraron cómo mintió e intimidó a los testigos para proteger a Trump.

Los miembros del jurado accedieron a documentos en los que Stone presionó a un funcionario para que mintiera, tildándolo de "rata" y amenazándolo con matar a su perro.

Según los fiscales, Stone se presentaba como un intermediario con el fundador del sitio de filtración de documentos WikiLeaks, Julian Assange.

El caso reveló nuevos detalles sobre el interés de la campaña de Trump en los archivos informáticos del Partido Demócrata pirateados por Rusia y hechos públicos por WikiLeaks.

Rick Gates, integrante del equipo de campaña de Trump para las elecciones de 2016, dijo haber sido testigo de una llamada telefónica de Stone al magnate republicano a fines de julio de ese año.

Después de esa llamada, Trump dijo a Gates que "vendría más información" sobre WikiLeaks.

Stone comenzó su carrera trabajando para el expresidente republicano Richard Nixon, cuya cara se tatuó en la espalda.

Los críticos dicen que sus prácticas políticas "oscuras" en los últimos 50 años han contribuido al llamado "pantano" de corrupción que Trump había prometido eliminar.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes