El nuevo embajador chino ante la ONU en Ginebra indicó este jueves haber invitado a la Alta Comisionada de Derechos Humanos, Michelle Bachelet, a visitar la región de Xinjiang, donde la población uigur se enfrenta a la represión.

En marzo Bachelet dijo estar esperando el "visto bueno" de Pekín para tener un "acceso total" a esta región del noreste de China, escenario de tensiones entre la mayoría musulmana y la minoría han.

En nombre de la lucha contra el terrorismo, el islamismo y el separatismo, el gobierno de Pekín reforzó considerablemente las medidas de seguridad y abrió lo que llama centros de formación profesional para las personas sospechosas de radicalización islamista.

Las asociaciones de defensa de derechos humanos estiman que un millón de personas están o bien detenidas o bien en esos centros que consideran en realidad campos de reeducación política.

En una rueda de prensa en Ginebra, el embajador chino ante la ONU, Chen Xu, recordó que su gobierno desmiente la existencia de este campos y asegura que se trata de centros de formación profesional para los jóvenes expuestos a ideologías "extremistas".

"Ver es creer", dijo Chen, y afirmó que espera que Bachelet visite la región. "La invitación (...) sigue estando sobre la mesa y esperamos encontrar un momento que convenga a las dos partes", aseguró.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes