Cientos de sudanesas salieron a la calle el lunes en Jartum con motivo del Día Mundial de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en la primera concentración de este tipo en Sudán en décadas.

Las manifestantes gritaban "Libertad, paz, justicia", uno de los eslóganes del movimiento de protesta que sacudió Sudán de diciembre de 2018 a agosto de 2019 y aceleró la caída del presidente Omar Al Bashir, destituido por el ejército en abril.

En el barrio de Burri en Jartum, muchas mujeres llevaban pancartas en las que se podía leer "La revolución de las mujeres continúa" y "Nosotras somos la revolución, nosotras somos el cambio".

"Se respira una atmósfera de libertad ahora", dice Fatima, una estudiante de 21 años. "Hay menos violencia pero seguimos teniendo que cambiar las leyes" consideradas discriminatorias hacia las mujeres.

Durante las tres décadas de dominio de Omar Al Bashir, Sudán aplicó una versión muy estricta de la sharia, la ley islámica. Miles de sudanesas fueron condenadas a duras penas y flageladas por "indumentaria indecente" o consumo de alcohol, según miembros de la sociedad civil.

Las mujeres estuvieron en primera línea de las manifestaciones contra Bashir y después contra los militares que le sucedieron.

La llegada del nuevo poder, en agosto, fue una bocanada de aire fresco para muchos activistas de derechos humanos, que esperan que estas autoridades eliminen las leyes que alientan la violencia contra las mujeres.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes