Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

De izquierda a derecha: Temirlan Eskerkhanov, Shahid Gubashev, Zaur Dadayev, Anzov Gubashev y Khamzat Bakhayev, el 27 de junio de 2017 en el celda de los acusados durante el juicio en Moscú por el asesinato del político ruso Boris Nemtsov

(afp_tickers)

Los cinco chechenos acusados del asesinato del opositor ruso Boris Nemtsov en febrero de 2015 fueron declarados "culpables" por un tribunal en lo penal de Moscú, tras un largo proceso que no permitió encontrar al instigador.

Acusados de haber organizado y ejecutado este asesinato cerca de las murallas del Kremlin, los cinco enjuiciados, originarios de las repúblicas musulmanas de Chechenia e Ingusetia, "no merecen indulgencia", según el veredicto enunciado después de tres días de deliberaciones.

El jurado de 12 personas halló culpables a los cinco hombres, pero fue incapaz de identificar al instigador del asesinato. Las condenas serán también decididas y divulgadas por el tribunal en unos días.

Figura central de la oposición al presidente Vladimir Putin, Nemtsov fue asesinado a tiros en un puente de Moscú a escasos metros del Kremlin, cuando caminaba junto a su compañera en la noche del 27 de febrero de 2015.

Tras conocerse el veredicto, la familia de la víctima denunció un "fiasco total" de la justicia.

"No podemos decir que estamos satisfechos con el veredicto. No hay ni un organizador ni un instigador", declaró a los periodistas presentes Vadim Projorov, abogado de la familia Nemtsov.

- 'Parodia' de justicia -

"Los investigadores y el tribunal literalmente persistieron en su rechazo a reconocer este asesinato como político (...) y evidentemente no buscaron establecer la verdad", estimó la hija de la víctima, Janna Nemtsova, en un mensaje en Facebook, calificando al juicio como "parodia" de la justicia.

Los cinco hombres, entre ellos el ejecutor, Zaur Dadaiev, así como Chadid y Anzor Gubachev, Temirlan Eskerjanov y Jamzat Bajaiev, estaban siendo juzgados desde octubre de 2016.

Según el Comité de investigación, encargado de las principales indagatorias criminales en el país, los enjuiciados recibieron en setiembre de 2014 una recompensa de 15 millones de rublos, unos 222.000 euros al cambio de este jueves, por perpetrar este asesinato.

Detenidos en marzo de 2015 e inculpados, los cinco se declararon no culpables.

Un sexto hombre, también checheno, Ruslan Mujudinov, identificado en diciembre de 2015 como el presunto instigador del crimen, aún es buscado por la policía.

Allegados a Nemtsov acusaron al entorno del autoritario dirigente checheno Ramzan Kadyrov, incluso al propio Kadyrov, como responsable de su asesinato. A comienzos de diciembre pasado, no obstante, la justicia rusa rechazó convocar al presidente checheno en calidad de testigo.

Según los medios de comunicación rusos, Mujudinov revistó en el batallón "Sever" de las fuerzas especiales chechenas, integrado por soldados particularmente fieles a Kadyrov.

- Líder carismático -

El asesinato de Nemtsov, una de las principales y más carismáticas figuras de la oposición rusa, provocó una ola de conmoción y consternación a través del mundo.

Después de haber sido gobernador de la región de Nijni-Novgorod, a 400 km al este de Moscú, en los años 1990 tuvo una ascensión fulgurante bajo la presidencia de Boris Yeltsin, en la que encarnó a la generación de jóvenes ministros reformadores de la Rusia postsoviética.

Entre marzo de 1997 hasta agosto de 1998, ocupó el cargo de viceprimer ministro encargado del sector energético y de los monopolios, puesto muy codiciado, lo que le valió ser frecuentemente denunciado por el Kremlin como un político vinculado a los oligarcas, y haberse beneficiado de las privatizaciones de los años 1990.

Destituido por Yeltsin, de quien no obstante era muy próximo, Nemtsov se alineó con la oposición cuando Putin se convirtió en presidente.

Durante la ola contestataria sin precedentes que marcó en 2011-2012 la campaña electoral de Putin, se impuso como uno de los líderes opositores, junto al enemigo número uno del Kremlin, Alexei Navalny.

Copresidente del partido de oposición RPR-Parnas, fue elegido en 2013 diputado en el parlamento de Iaroslavl, una pequeña ciudad a cuatro horas de Moscú por carretera.

Una semana después de su muerte, miles de personas desfilaron por las calles de Moscú para homenajearlo y reclamar justicia.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP