Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Manifestantes protestan por la presencia del congresista Tom MacArthur, uno de los redactores del proyecto de salud que pretende sustituir el Obamacare, en un mitin en Willingboro, Nueva Jersey, el 10 de mayo de 2017

(afp_tickers)

Durante cinco horas, estadounidenses furiosos con el proyecto del partido Republicano de sustituir el Obamacare enfrentaron con gritos y consignas a uno de sus congresistas en un mitin en Nueva Jersey

Tom MacArthur regresó el miércoles de noche a su distrito, muy dividido entre republicanos y demócratas, luego de ayudar a escribir la enmienda que permitió que un polémico proyecto de ley sobre la reforma de la salud fuera aprobado por la Cámara de Representantes la semana pasada.

Aunque la salud pública era el foco, la audiencia, mayoritariamente hostil a los republicanos, aprovechó para ventilar también su ira contra el presidente Donald Trump a raíz de su decisión de despedir al director del FBI, que investigaba si su campaña electoral estuvo en colusión con Rusia.

Hora tras hora, la polarización de la política estadounidense quedó al desnudo mientras el excorredor de seguros era acosado por una multitud de varios centenares de personas en el pueblo de Willingboro, mayoritariamente demócrata.

"A nadie que tenga una enfermedad preexistente se le negará cobertura o se le requerirá un precio imposible de pagar", insistió MacArthur al defender el proyecto de ley. "Eso es una mentira", respondió una mujer mientras la multitud se quejaba.

"Gente, no vine aquí esta noche a defender a un presidente", dijo el congresista en un momento, pidiendo tranquilidad.

Fuera de la asamblea ciudadana, decenas de manifestantes cargaban carteles en donde se podía leer "Tom asesino" y "¡La gente sin seguro médico se muere!" junto a un esqueleto.

Dentro de la sala, el asistente médico Geoff Ginter, de 47 años, se robó el show en primera fila con un monólogo de 10 minutos que dejó a MacArthur de mejillas enrojecidas y en el cual clasificó el proyecto de ley de "inmoral".

- "La mayor amenaza" -

"Usted ha sido la mayor amenaza para mi familia en todo el mundo", le lanzó Ginter, micrófono en mano y agitando el índice en su dirección, alentado por aplausos y vítores.

Este padre de familia de Pine Beach dijo que su esposa vive con miedo de que su cáncer retorne y que sus dos hijos tienen enfermedades cardíacas y de tiroides.

"No voy a perdonar, no voy a olvidarme", gritó, explicando que vive con el temor de perder su empleo y no poder pagar una cobertura médica si el proyecto de ley es aprobado.

"Usted es la razón por la cual no puedo dormir", añadió, criticando ferozmente al republicano moderado por trabajar con "un bufón de pelo anaranjado" en la Casa Blanca.

Los republicanos culpan al Obamacare de disparar las primas de los seguros médicos al tiempo que reducen las opciones para millones de personas. Los que votaron el proyecto en la Cámara baja aseguran que es una reforma necesaria.

Pero los demócratas aseguran que la ley ayudó a 20 millones de estadounidenses a tener una cobertura médica y salvó miles de vidas al prohibir que compañías aseguradoras nieguen protección a personas con enfermedades preexistentes.

"Escucho a personas gritando ordinarieces", dijo MacArthur tras ser interrumpido por enésima vez. "Esto es parte de lo que no funciona en Estados Unidos, no hay un discurso civilizado", añadió. "¿No les gusta lo que alguien dice y lo tratan de idiota?".

- Masoquismo -

Muchos se preguntan cómo es posible que MacArthur apoye el proyecto de ley cuando su madre murió de cáncer cuando él tenía cuatro años. Su padre no tenía cobertura médica y terminó de pagar las facturas médicas de la madre cuando MacArthur estaba en la universidad. La hija del legislador, que tenía una rara enfermedad, falleció a los 11 años. El seguro médico no cubría todo, y MacArthur debió pagar cerca de un millón de dólares de gastos médicos.

"Tengo una enorme admiración por su tolerancia al masoquismo. Realmente ha padecido una golpiza esta noche", le dijo una mujer.

Cuando el congresista ignoró preguntas que debían responderse con "sí" o "no" sobre si la legislación considera que la violación es una enfermedad preexistente, el público estalló en cánticos de "responda a la pregunta", aplaudiendo al unísono.

El camarógrafo Bob Finkelstein, de 49 años, que creció en Nueva Jersey, dijo que sus medicamentos para la esclerosis múltiple cuestan 80.000 dólares al año, y son en su gran mayoría cubiertos por el Obamacare.

"No hay ninguna manera de que pueda pagar los cuidados médicos que voy a necesitar si se aprueba el rechazo" del Obamacare, dijo a la AFP.

Sin medicación "podría quedar paralizado, podría tener una muerte a una edad temprana", añadió.

Un frustrado MacArthur insistía en que no todos en el distrito, que votó por Trump, compartían la ira de la audiencia.

"No importa lo que haga, quizás la mitad de las personas se sentirán decepcionadas conmigo", dijo poco antes del fin de la asamblea, a las 11h20 de la noche.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP