Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un policía afgano vigila tras el atentado perpetrado el 29 de agosto de 2017 frente a un banco cercano a la embajada de EEUU en Kabul

(afp_tickers)

Al menos cinco personas murieron y otras ocho resultaron heridas este martes en un atentado suicida cerca de un banco de una céntrica calle de Kabul, un ataque que fue reivindicado por los talibanes afganos.

Se trata del último de una serie de atentados mortíferos en la capital afgana.

Hace tres meses, una explosión de un camión bomba en el barrio diplomático dejó 150 muertos y unos 400 heridos, la mayoría de ellos civiles.

La explosión de este martes fue perpetrada por un kamikaze hacia las 10H00 locales (05H30 GMT) en el exterior de una filial del banco privado Kabul Bank, cerca de la plaza Masud, declaró a la AFP Najib Danish, portavoz del ministerio del Interior afgano.

"El último balance del ataque terrorista de hoy (martes) es de cinco muertos, entre ellos un guardia, y ocho civiles heridos", precisó.

La deflagración se produjo cuando numerosas personas se dirigían al banco para cobrar su sueldo antes de la gran fiesta musulmana del Eid. Muchos de los salarios de las fuerzas de seguridad y de los empleados del gobierno se pagan a través del Kabul Bank.

La explosión tuvo lugar en una calle comercial muy concurrida que lleva hasta la plaza Masud, cerca de la embajada de Estados Unidos, en el barrio de las representaciones diplomáticas.

En la zona, se veían trozos de cristales y de metales esparcidos por el suelo, salpicados de manchas de sangre, constató la AFP.

"Estaba conduciendo cuando oí un gran estruendo. La explosión fue tan fuerte que rompió los cristales de mi coche. Vi a gente gritando y llorando cerca del banco", declaró un testigo a la AFP.

Los talibanes reivindicaron el atentado a través de la cuenta en Twitter de su portavoz.

Recientemente, los insurgentes han perpetrado una serie de ataques, aprovechando el periodo estival durante el cual aumenta la violencia.

Esta explosión tiene lugar pocos días después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, abriera el camino para enviar más soldados a Afganistán.

Tras el anuncio de Washington, los talibanes, que reclaman la retirada total de las tropas internacionales, prometieron que Afganistán se convertirá en un "nuevo cementerio" para los estadounidenses.

- Pakistán, molesto con Trump -

Por su parte, Pakistán no apreció las declaraciones de Trump cuando dijo que el país era "un refugio para organizaciones terroristas".

Islamabad reaccionó aplazando la visita prevista el lunes de la diplomática norteamericana Alice Wells, enviada para Asia Central y Meridional.

Las autoridades paquistaníes también anunciaron que llevarían a cabo negociaciones con el enviado chino para temas afganos. China ha dado abiertamente su apoyo a su socio y vecino Pakistán, tras las acusaciones de Trump.

La población afgana es la que acaba pagando el precio más alto en este conflicto, que empezó con la invasión de Estados Unidos hace 16 años para expulsar a los talibanes del poder.

Según los expertos, la estrategia de Trump podría fortalecer la determinación de los insurgentes y traducirse en mayores pérdidas civiles.

Por otra parte, las autoridades afganas informaron este martes de que al menos 13 civiles, incluyendo mujeres y niños, murieron por los bombardeos del ejército contra una base talibán en la provincia de Herat (oeste).

Desde el final de la misión de combate de la OTAN en el país, el ejército y la policía afganas tienen dificultades para hacer frente a los insurgentes, al tiempo que tiene que combatir la presencia cada vez más importante del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP