Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un yemení miembro de una tribu de los Comités de Resistencia Popular, que apoya a las fuerzas leales al presidente Abd Rabbo Mansur Hadi, mantiene su posición en la ciudad de Taez, Yemen, el 15 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Combates entre fuerzas progubernamentales y rebeldes dejaron decenas de muertos este sábado en Yemen, pese al alto el fuego teóricamente vigente y en vísperas del fin de negociaciones de paz en Suiza.

Los choques dejaron al menos 68 muertos en el norte. Se trata de 28 soldados, indicaron fuentes militares, y de 40 rebeldes hutíes, según fuentes tribales, los cuales fallecieron en combates cerca de la ciudad de Harad (noroeste).

Las fuerzas progubernamentales seguían avanzando y habían llegado este sábado a unos 40 kilómetros de la capital de Yemen, controlada por los rebeldes desde hace más de un año.

Pese a la escasa distancia que los separa de Saná, las fuerzas progubernamentales aún tienen que atravesar una zona montañosa escarpada.

Tras haber obtenido victorias militares en otras regiones del país, las fuerzas leales al presidente Abd Rabo Mansur Hadi, con apoyo de una coalición liderada por Arabia Saudita, avanzan hacia el oeste, donde están las provincias de Amran y Saná, bastión de los rebeldes hutíes.

El alto el fuego había entrado en vigor el martes, al inicio de unas negociaciones en Suiza impulsadas por Naciones Unidas entre gobierno y rebeldes para intentar alcanzar una salida a más de ocho meses de conflicto.

Los rebeldes y las fuerzas progubernamentales habían concluido el jueves un intercambio de más de 650 prisioneros.

No obstante, el viernes, una ofensiva militar de fuerzas gubernamentales yemeníes, con apoyo de Riad, había dado lugar a réplicas de los rebeldes, quienes dispararon misiles hacia Arabia Saudita. La defensa antiaérea saudí interceptó uno de estos proyectiles y un segundo misil cayó en una zona desértica del reino.

Entre el jueves y el viernes, las fuerzas leales al presidente yemení arrebataron en 24 horas dos localidades a los rebeldes chiitas hutíes, en el norte de Yemen.

Pese a los combates, las conversaciones proseguían este sábado en Suiza.

Según una fuente cercana a la delegación gubernamental yemení, los negociadores de ambas partes acordaron el sábado crear una comisión para supervisar el frágil alto el fuego vigente desde el martes.

"Hay un entendimiento para formar una comisión militar neutral, con el fin de supervisar el alto el fuego", afirmó.

Sin embargo, fuentes cercanas a ambas delegaciones declararon a la AFP en la tarde del sábado que las conversaciones habían dado a lugar a escasos progresos.

El enviado especial de la ONU, Ismail Ould Cheikh Ahmed, había afirmado previamente estar "muy preocupado por las numerosas informaciones sobre violaciones al alto el fuego".

Además de pedir que se respete la tregua, la ONU solicitó "libre acceso para la entrega de ayuda humanitaria a los distritos más afectados de Yemen".

Las conversaciones se cerrarán oficialmente el domingo.

Desde marzo, cuando se iniciaron los bombardeos liderados por Arabia Saudita, la guerra en Yemen ha causado unos 6.000 muertos y 28.000 heridos, entre ellos numerosos civiles, según la ONU.

La coalición afirma que sus operaciones está dirigidas únicamente contra los rebeldes y desmiente regularmente que ataque a civiles.

No obstante, el viernes 11 de diciembre, Amnistía Internacional acusó de bombardeos aéreos contra escuelas yemeníes a la coalición liderada por Riad, recalcando que la arman países como Estados Unidos y Gran Bretaña a los que pidió suspender "todas las transferencias de armamento" utilizado para cometer "crímenes de guerra".

AFP