Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una imagen distribuida por la presidencia egipcia muestra al presidente Abdel Fatah al Sisi depositando su papeleta en una oficina de voto en el barrio de Heliópolis, en El Cairo, el 22 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Egipto celebra este domingo la segunda fase de las elecciones legislativas cuyos resultados se conocen de antemano, dado que no hay oposición al todopoderoso presidente Abdel Fatah al Sisi.

Los egipcios están llamados a votar a los diputados de 13 de las 27 provincias del país. Las oficinas de voto abrieron en El Cairo ante la indiferencia de gran parte de los habitantes, comprobaron varios periodistas de la AFP.

En octubre, los comicios que permitieron elegir a los diputados de las otras 14 provincias de Egipto atrajeron tan sólo al 21,71% de los votantes registrados en la segunda vuelta.

En el barrio popular de Shubra, sólo una decena de personas esperaban a la apertura de tres oficinas de voto.

Esta segunda fase de las legislativas se celebrará en dos partes: la primera vuelta entre este domingo y el lunes, y la segunda vuelta entre el 1 y el 2 de diciembre.

Los analistas consideran que los resultados están cantados, ya que la mayoría de los partidos y de los candidatos "independientes" brindaron su apoyo a Sisi, el exjefe del ejército que destituyó en 2013 al primer presidente elegido democráticamente en Egipto, el islamista Mohamed Morsi.

Tras haber erradicado del escenario político a los Hermanos Musulmanes, principal fuerza de oposición desde hace largo tiempo, el nuevo régimen prohibió y reprimió violentamente cualquier manifestación laica o liberal, haciendo detener a las principales figuras de la revuelta de 2011, que provocó la caída de Hosni Mubarak.

Para los observadores, el Parlamento de 596 diputados sólo servirá para dar el visto bueno a las decisiones de Sisi, que goza de popularidad entre una parte de la población que está cansada por los años de caos que siguieron a la caída de Mubarak.

AFP