Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los votantes hacen cola en un colegio electoral en Victoria, la capital de las islas Seychelles, el 16 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Los votantes acudían este miércoles a las urnas para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Seychelles, que durarán tres días, para poder abarcar las 115 islas del archipiélago.

El presidente, James Michel, aspira a un tercer mandato, el último autorizado por la Constitución. En la primera vuelta, logró el 47,76% de los votos.

Su adversario, el pastor anglicano Wavel Ramkalawan, candidato por quinta vez por el Partido Nacional de las Seychelles (SNP), obtuvo el 33,93% de los sufragios, aglutinando al conjunto de la oposición al jefe del Estado.

Es la primera vez desde el restablecimiento del pluripartidismo en 1993 en el archipiélago que las presidenciales se disputan en una segunda vuelta.

El viernes, los agentes de la comisión electoral viajaron en avión a varias islas y atolones poco poblados para instalar colegios electorales.

Los centros de votación abrieron por la mañana y la gente comenzó a votar "en calma", confirmó el presidente de la comisión electoral de las Seychelles, Hendrick Gappy.

Los presos, los enfermos y los residentes de los centros para la tercera edad, entre otros, fueron los primeros en votar en Mahé, donde se encuentra la capital, Victoria, y en Praslin, la segunda isla más importante, a 44 kilómetros al noreste.

Los comicios estaban inicialmente previstos para el primer semestre de 2016, pero Michel los convocó antes tras verse confrontado a una revuelta en su propio partido, 'Lepep' ('El pueblo', en lengua criolla).

Durante su campaña, Michel instó a los seychelenses a votar por él para terminar las reformas económicas lanzadas en 2008 en el archipiélago. La oposición llamó al cambio y acusó al Gobierno de corrupción.

La economía de este archipiélago de aguas cristalinas, un paraíso tanto turístico como fiscal, depende esencialmente del turismo y de la pesca, sobre todo del atún exportado a la Unión Europea.

AFP