Un detenido fue condenado el viernes a 28 años de cárcel por haber intentado asesinar a dos guardias en una prisión en Francia en 2016, un acto considerado como el primer atentado yihadista en un centro penitenciario.

La fiscalía había solicitado cadena perpetua contra Bilal Taghi, un franco-marroquí de 27 años, para "sancionar su compromiso irremediable con una ideología radical".

Este atentado tuvo lugar en 2016 en una unidad dedicada a la "desradicalización yihadista" donde el acusado cumplía una pena de cinco años por haber tratado de ir a Siria.

Taghi confesó inmediatamente que quiso matar a un representante del Estado francés siguiendo los llamados del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y dijo que lo volvería a hacer si se presenta "la ocasión".

Pero ahora asegura que ha renunciado a la ideología mortífera del EI. Durante la audiencia se dirigió a las víctimas, a las que pidió "perdón".

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes