Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La presidenta de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf, en la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Nairobi, el 16 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

La 10ª conferencia ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC), la primera organizada en África, finalizó este sábado en Nairobi con la constatación del fracaso de la ronda de Doha, aunque logró avances en cuanto al tema de las subvenciones a las exportaciones agrícolas.

A pesar de la prolongación durante 24 horas de las discusiones, los 162 países miembros de la OMC solamente pudieron constatar su desacuerdo sobre el camino a seguir respecto a la ronda de Doha, desde hace 14 años en un callejón sin salida.

La agenda de Doha, ya una "vieja historia" de la OMC, tenía por objetivo liberalizar el comercio mundial sobre una base multilateral, con beneficios particulares para los países en desarrollo.

La declaración final adoptada en esta jornada en Nairobi reconoce a la vez que algunos Estados miembros están "completamente determinados" a llegar hasta el final de la ronda de Doha, pero que otros no lo están, al considerar que "son necesarios nuevos acercamientos para obtener resultados significativos en las negociaciones multilaterales".

"Los miembros tienen opiniones divergentes sobre la manera de cómo llevar las negociaciones", indica la declaración, que así constata el fracaso en reconciliar a quienes desean continuar negociando a cualquier precio, aunque los avances sean modestos, con quienes quieren introducir nuevos sujetos en las negociaciones.

El representante estadounidense, Michael Froman, casi firmó el acta de defunción de la ronda de Doha al considerar que: "si las opiniones continúan siendo tan divergentes entre los miembros de la OMC, está claro que en Nairobi se abrió una nueva era de la OMC".

En cambio, la conferencia alcanzó un acuerdo sobre las subvenciones a las exportaciones del sector agrícola. Los países desarrollados deberán renunciar a estas subvenciones desde este mismo momento y los países en desarrollo a partir de 2018.

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, se congratuló: "la Unión Europea (UE) concluyó con éxito lo que esperaba obtener", declaró, estimando que la conferencia fue "capaz de ofrecer un buen acuerdo a los países en desarrollo".

Estados Unidos también consideró que las medidas adoptadas en Nairobi favorecerán "la integración de los países en desarrollo -en particular de los Países Menos Avanzados (PMA)- en el sistema comercial multilateral".

Nairobi también permitió establecer un calendario de puesta en marcha de un acuerdo con el objetivo de eliminar los derechos aduaneros a 201 productos de tecnología informática, cuyo comercio mundial está avaluado en unos 1.300.000 millones de dólares (unos 1.200.000 millones de euros) por año.

AFP