Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente venezolano Nicolas Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional y líder opositor Henry Ramos Allup durante la sesión de este 15 de enero de 2016

(afp_tickers)

Cordiales, sarcásticos, críticos y francos. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, y el jefe parlamentario, Henry Ramos Allup, se permitieron bromas, carcajadas, y reprimendas entre iguales en su primer frente a frente en la Asamblea Nacional de mayoría opositora

Portando una banda tricolor alusiva a la bandera venezolana y el collar de Simón Bolívar, Maduro rindió cuentas de su gestión y presentó un decreto de emergencia económica para enfrentar lo que calificó como una crisis económica "catastrófica".

"¡No, no y no!", gritó y manoteó Maduro cuando amenazó con bloquear cualquier iniciativa opositora de privatización. Ese fue el único momento en que el presidente se exaltó, en una jornada en la que se guardaron las formas y el rigor del protocolo.

Tras ser recibido con honores, el presidente saludó sonriente al jefe legislativo, un férreo antichavista que, para indignación de los oficialistas, sacó del Parlamento los retratos de Hugo Chávez y del libertador Simón Bolívar, este último resultado de una exhumación ordenada por el fallecido líder socialista (1999-2013).

Maduro, sin dejar pasar la oportunidad para recordar el incidente, le entregó a Ramos una carpeta con "información complementaria" sobre la imagen de Bolívar.

En las adyacencias del Palacio Legislativo, en la plaza Bolívar, el oficialismo instaló los paneles con imágenes de Chávez y Bolívar que fueron retiradas por la oposición tras asumir la mayoría en la Asamblea Nacional.

- ¡Gracias por la cuña!-

Después de escuchar a Maduro durante tres horas, Ramos zanjó la postura opositora con humor y desparpajo en treinta minutos. "Ustedes me citan continuamente, para bien, para mal y para peor, pero les agradezco la cuña" (publicidad), ironizó.

"A mí los griticos no me desbalancean, yo tengo kilometraje", respondió Ramos a las barras oficialistas que se desgañitaron cuando el presidente del parlamento dijo que el retrato que defiende el chavismo para "amulatar a Bolívar no es el rostro del Libertador".

El veterano diputado de 72 años aprovechó la presencia del ministro de la Defensa, el general Vladimir Padrino, y el alto mando militar venezolano para advertir: "El abuso no fue retirar las imágenes sino colocarlas. (...) Desde 1811, nadie había colocado aquí una imagen de un presidente, ni vivo ni muerto".

Ramos, dicharachero, aseguró que la crisis económica no es responsabilidad de Maduro sino de Chávez, pues le dejó "la botija vacía". Por ello, lo increpó a "poner los pies sobre la tierra" y trabajar en conjunto para "resolver los problemas".

"A veces hay que doblarse para no partirse", dijo Ramos en un mensaje que parecía más dirigido a la base opositora que al chavismo, referencia velada a la desincorporación de tres diputados disidentes que fueron juramentados a pesar de haber sido impugnados por el oficialismo.

"Pero que nadie se equivoque, éste es ahora un poder nacional autónomo que va a legislar, debatir y controlar", insistió.

Sentados uno al lado del otro en la tribuna del hemiciclo, Ramos le arrancó risotadas a Maduro al cierre de la sesión, citando al ex jefe parlamentario chavista, Diosdado Cabello.

"Diosdado ha de repartirles dosis superabundantes de moringa", en alusión a los supositorios que el segundo del chavismo recomienda usar a los opositores para superar la irritación que, en su opinión, les producen las derrotas políticas frente al oficialismo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP