AFP internacional

Vista de un comercio en Nueva York, el 12 de mayo de 2017

(afp_tickers)

El crecimiento de la economía estadounidense en el primer trimestre fue revisado al alza debido a fuertes incrementos en gastos de consumo y de empresas, según la segunda estimación difundida el viernes por el Departamento de Comercio.

De enero a marzo, el Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos creció 1,2%, en comparación al primer trimestre de 2016, en datos corregidos de variaciones estacionales, frente al 0,7% de la estimación precedente (divulgada hace un mes).

Los analistas esperaban una revisión al alza más modesta, de sólo 0,8%.

Esta cifra representa, sin embargo, una desaceleración frente al 2,1% registrado en el cuarto trimestre de 2016. Los analistas aseguran, sin embargo, que los primeros trimestres han tendido a la baja en los años recientes.

Las inversiones fijas de empresas crecieron a su ritmo más alto en cinco años, lo que contribuyó a esta alza en el crecimiento global de la economía en el período enero-marzo.

Donald Trump llegó a la presidencia con la promesa de un renacimiento económico, y se ha comprometido a que la mayor economía del mundo vuelva a una expansión anual de tres puntos o más.

Su gobierno cuenta con esas cifras -que para muchos economistas pueden no ser realistas- para ayudar a pagar los incrementos en el gasto militar y unos cortes presupuestarios multimillonarios.

Estas cifras revisadas del PBI, que se apoyan en un conjunto de datos más completos del que se disponía en abril, también reflejaron una menor baja en el gasto de gobiernos locales de lo que fue originalmente reportado.

El Departamento de Comercio volverá a revisar las cifras de crecimiento del PIB en junio.

AFP

 AFP internacional