Navigation

Crecimiento económico e inseguridad en Perú serán prioridades de últimos 24 meses de Humala

El presidente de Perú, Ollanta Humala, poco antes de dar un discurso por el día de la independencia nacional ante el Congreso, el 28 de julio de 2014 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 28 julio 2014 - 19:22
(AFP)

Asegurar un crecimiento económico que permita reducir la desigualdad y la pobreza, y atacar la creciente criminalidad, serán prioridades del presidente peruano Ollanta Humala en los 24 meses finales de su mandato.

En el discurso anual por el 193 aniversario de la independencia de Perú, Humala puso énfasis en los esfuerzos que hará su administración para reactivar la economía, que sufre este año una desaceleración tras más de una década de expansión.

"La preocupación central del gobierno es lograr que los beneficios del crecimiento no se detengan y sean sostenibles a largo plazo", dijo Humala ante el pleno del Congreso en el inicio de su cuarto año de gobierno, que concluye en julio de 2016.

"Buscaremos una diversificación productiva, que Perú debió encarar hace muchos años", anunció, y consideró que ese plan significará "un fortalecimiento y mejora de nuestro modelo económico con más inclusión social".

Gracias al crecimiento económico, Perú logró hacer crecer su clase media y reducir la pobreza a la mitad en una década, hasta el 23% actual, en una población de 30 millones.

Un paquete de medidas de reactivación económica inyectará este año unos 1.500 millones de soles al sistema (unos 535 millones de dólares) e impulsará el consumo interno, dijo Humala.

El mandatario reseñó que durante sus primeros tres años de gobierno "hemos comprometido inversiones en megaobras por un total de 19.000 millones de dólares, cifra sin precedentes en nuestra historia".

Según el ministro de Economía peruano, Miguel Castilla, esas inversiones tendrán un efecto dinamizador a partir del año próximo. Y consideró, tras el discurso presidencial, que el país "podrá sostener un crecimiento a futuro por encima del 6%".

La economía peruana dio señales de ralentización tras más de 10 años de expansión a más del 5% anual en promedio, lo que la convirtió en un modelo en la región.

La previsión de crecimiento del gobierno peruano, que había sido estimada en más del 6% al inicio del año, debió ser revisada a la baja, a algo más del 4%, tras los débiles registros de los primeros trimestres por la caída de los precios de los minerales y la baja del consumo interno, entre otras casuas.

- Lucha contra el crimen organizado -

El mandatario dijo que destinará mayores recursos a la educación, salud y seguridad. Y admitió "en la lucha contra la delincuencia debemos acelerar más las reformas emprendidas".

En ese sentido, indicó que este año se incrementará la policía nacional con 30.000 nuevos efectivos, y se reforzará la investigación criminal y la inteligencia operativa.

Organizaciones criminales han extendido el sicariato en distintas regiones del país donde los asesinatos han ido en alza por delitos de narcotráfico y corrupción política.

El gobierno anunció que modernizará la aviación policial con 5 nuevos helicópteros y 5 aviones reacondicionados, que serán destinados a combatir el tráfico de drogas y la minería ilegal, otro de los flagelos en vastas zonas del país.

Junto al auge de la delincuencia, las fluctuaciones constantes en el gobierno han afectado en los últimos meses la imagen de Humala, y su cota de popularidad ha ido en franco descenso, hasta llegar al actual 25%, según sondeos de julio.

El presidente peruano designó la semana última a su sexto 'premier' en tres años de mandato.

La saliente ministra de Trabajo, Ana Jara, de 46 años, lidera ahora como presidenta del Consejo de Ministros un gabinete que se ha renovado constantemente, aspecto señalado por la oposición como un reflejo de la falta de un rumbo claro del gobierno.

El mandatario peruano es cuestionado asimismo por la influencia de su esposa, Nadine Heredia, en la toma de decisiones.

Jara, la nueva jefa del gabinete, es una figura fiel y muy cercana a Nadine Heredia en el oficialista Partido Nacionalista, que preside la primera dama.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.