Navigation

Cuatro ciudades sirias reciben ayuda humanitaria y combustible

Un convoy de asistencia que transporta útiles médicos, parado a unos 10 km de las ciudades sirias de Zabadani y Madaya, a unos 50 km al noroeste de Damasco, el 18 de octubre de 2015 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 19 enero 2016 - 17:52
(AFP)

Cuatro ciudades sirias asediadas por la guerra han empezado a recibir este martes comida, medicamentos y carburante, informaron unos responsables humanitarios.

La ciudad rebelde de Zabadani, cercana a la frontera libanesa y rodeada por tropas favorables al régimen, recibió comida y medicamentos, explicaron en un comunicado conjunto unos responsables de la ONU, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de la Media Luna Roja (SARC).

Por su parte, recibieron carburante las localidades chiitas de Fua y Kafraya (noroeste) y la ciudad rebelde de Madaya, cerca de Damasco, según la misma fuente. La semana pasada, unos convoyes humanitarios lograron entrar dos veces en Fua, Kafraya y Madaya, pero no habían conseguido penetrar en Zabadani.

En Madaya, una ciudad asediada desde hace seis meses por las fuerzas del régimen, hay al menos 42.000 civiles. Muchos civiles han muerto de hambre y otros sufren malnutrición severa, según las organizaciones humanitarias. En Fua y Kafraya, donde viven unos 20.000 civiles y donde el régimen ha lanzado víveres en helicóptero, la situación es menos grave, igual que en Zabadani, donde hay unos mil civiles.

Las cuatro localidades fueron objeto de un acuerdo de alto el fuego en septiembre para permitir que entre ayuda humanitaria.

Según la ONU, hay 400.000 civiles asediados y que sufren malnutrición en 15 lugares de Siria. El conflicto en el país ha dejado más de 260.000 muertos desde 2011 y ha obligado a once millones de sirios a abandonar sus hogares.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo