Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, llega a Punta Cana de cara a la Cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en República Dominicana, el 24 de enero de 2017

(afp_tickers)

Cuba expresó este miércoles su deseo de proseguir un "diálogo respetuoso" con Estados Unidos, ante la amenaza del presidente Donald Trump de poner fin al proceso de reconciliación con la isla.

El presidente cubano, Raúl Castro, tendió su mano a Trump durante la cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que rechazó la criminalización de la migración y los vientos de proteccionismo que soplan desde la Casa Blanca.

"Deseo expresar la voluntad de Cuba de continuar negociando los asuntos bilaterales pendientes con los Estados Unidos sobre la base de la igualdad, la reciprocidad y el respeto a la soberanía e independencia de nuestro país", dijo Castro en su discurso ante la Celac, encuentro que concluyó este miércoles.

Además, "proseguir el diálogo respetuoso y la cooperación en los temas de interés común con el nuevo gobierno del presidente Donald Trump", agregó, pero advirtió que Cuba no hará "concesiones inherentes a su soberanía e independencia".

Trump amenazó con dar marcha atrás a la reconciliación -formalizada en 2015 con el gobierno de Barack Obama tras medio siglo de enemistad- a menos de que el gobierno comunista acepte condiciones más exigentes sobre libertades civiles.

Pero Castro advirtió que Cuba seguirá defendiendo su "modelo económico y social" y luchando por ser un país "independiente y socialista".

La Celac también llamó al nuevo gobierno estadounidense a poner fin al bloqueo económico sobre Cuba, "sin condicionamientos", y terminar la ocupación de Guantánamo, añade el documento.

- No al muro -

Los presidentes de la Celac pusieron fin a su cumbre en Bávaro -vecino de la turística Punta Cana-, con una declaración en la que rechazaron la "criminalización" de la migración.

Justo este miércoles Trump firmó un decreto que contiene la directiva para iniciar la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México.

"La solución para detener la migración no son muros ni fronteras, es solidaridad, humanidad, y crear condiciones de bienestar y paz para todos", afirmó el presidente ecuatoriano, Rafael Correa.

La cumbre también abordó cuestiones históricas como la pobreza, pero las trabas comerciales marcaron la reunión.

- No al proteccionismo -

La Celac advirtió de los "riesgos e incertidumbres que se ciernen sobre la economía de la región" por el reverdecer del proteccionismo, por lo que invocó la "unidad" para enfrentarlas.

Las preocupaciones aumentaron luego de que Trump ordenara retirar a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), que buscaba crear la mayor zona de libre comercio del mundo y había sido firmado por Chile, México y Perú, entre otros.

Surgido en 2011, la Celac está integrada por 33 países que representan un mercado de 620 millones de personas. En conjunto tienen firmados 164 acuerdos de libre comercio bilaterales y multilaterales.

México enfrenta por ahora los mayores retos, pues Trump también se propone renegociar el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN).

Crítico de la apertura comercial, el presidente boliviano, Evo Morales, señaló en la plenaria que el proteccionismo de Trump y la salida del Reino Unido de la Unión Europea "sepultaron el libre mercado".

Con excepciones como Brasil y Chile, la mayoría de los países de la región tienen a Estados Unidos como su principal cliente. Es el destino de 80% de las exportaciones mexicanas.

Correa, un caracterizado antineoliberal, restó importancia a las medidas proteccionistas de Trump.

"Pensar que cuantos más tratados y acuerdos de libre comercio se firmen, más rápido llegará el desarrollo, es algo más cercano a la fe que a la ciencia o a la historia", dijo.

Y próximo a dejar del poder, sentenció: "Sí me preocupa que los presidentes estemos en tantas cumbres y nuestros pueblos continúen en los abismos".

- Venezuela, cautelosa con Trump -

El principal aliado de Cuba en la región, el presidente venezolano Nicolás Maduro, heredero de la retórica "antiimperialista" del fallecido Hugo Chávez, dio un compás de espera a Trump.

Enfrentado a una grave crisis interna- Maduro logró que la Celac pidiera revertir un decreto de Washington de 2015 que considera a Venezuela como una "amenaza inusual y extraordinaria" para la seguridad de Estados Unidos.

"Deberíamos declararnos en emergencia para encarar los cambios que conmueven la economía, el comercio, las finanzas, los movimientos migratorios, porque la amenaza es cierta y está allí presente", dijo Maduro.

Los gobiernos de la Celac también instaron al gobierno y a la oposición venezolana a retomar el diálogo para resolver la grave crisis política, y a cumplir los acuerdos sin dilaciones.

A la cita apenas asistieron 10 presidentes, entre ellos Salvador Sánchez, de El Salvador, que asumió la presidencia pro témpore en reemplazo de República Dominicana.

AFP