Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Policías miliares y equipos de rescate trabajan en el lugar del deslizamiento de tierras que arrasó el pueblo de Ximo, este sábado 24 de junio en la provincia de Sichuan, al suroeste de China

(afp_tickers)

Los socorristas continuaban su trabajo de hormiga este domingo a la búsqueda de improbables sobrevivientes entre el centenar de desaparecidos de la aldea china de Xinmo sepultada por un alud de rocas y lodo en el suroeste del país.

El deslizamiento de tierra se produjo en este pueblo ubicado al pie de una colina, en la provincia de Sichuan, a las 06H00 locales (22H00 GMT del viernes), sepultando al menos 62 casas.

Las autoridades confirmaron que se pudieron recuperar los cuerpos de al menos 15 vecinos de la aldea y situaron el número de desaparecidos en por lo menos 118 habitantes.

Una pareja y su bebé de un mes fueron socorridos y llevados a un hospital, informaron en las redes sociales las autoridades locales de la cercana ciudad de Maoxian

"Estaba cambiando los pañales de mi hijo. Escuché un enorme ruido. La casa tembló", explicó el padre, Qiao Dashi, en entrevista con la emisora pública CCTV desde el hospital.

"Fuimos arrastrados. Las rocas llegaron hasta nuestro salón. Mi mujer y yo conseguimos escalarlas, tomamos a nuestro bebé y nos rescataron", explicó.

Otro superviviente fue hallado y los rescatistas intentaban liberarlo de los escombros.

La televisión CCTV mostraba imágenes en directo de policías y habitantes del lugar vestidos con impermeables y parados sobre enormes bloques de roca gris, mientras excavadoras intentaban despejar los escombros.

Unos 300 policías, militares y bomberos están presentes en el lugar, según la agencia Xinhua. Otros 500 bomberos, con perros adiestrados, se encaminaban hacia la zona del siniestro para sumarse a las operaciones, que se prolongaban a pesar de que cayó la noche.

-'Toneladas de rocas'-

Un alud de rocas y tierra se desmoronó por la ladera de la montaña, afectando además el curso de un río, según Xinhua.

Las operaciones de rescate se anuncian complicadas ya que la lluvia seguirá cayendo buena parte del día, según los servicios meteorológicos.

Otra dificultad añadida es que las víctimas están sepultadas bajo "varias decenas de toneladas de rocas", según dijo a la televisión Chen Tiebo, un capitán de la policía militar de la prefectura autónoma tibetana de Aba, donde se produjo el drama.

Un reporte de Xinhua precisa que "parte de la montaña" tibetana adyacente, en la prefectura de Aba, había colapsado.

El capitán aseguró que las lluvias de los últimos días provocaron el corrimiento de parte de la montaña.

"Estamos en una zona sísmica, no hay mucha vegetación", destacó Chen. Los árboles pueden contribuir a absorber el exceso de lluvia y prevenir los aludes.

"Se trata del deslizamiento de terreno más importante que se produjo aquí desde el sismo de Wenchuan", aseguró por su lado Wang Yongbo, un responsable local de los rescates.

El presidente chino Xi Jinping exhortó por su parte a "desplegar todos los esfuerzos posibles para reducir el número de muertos y heridos", según una declaración citada por CCTV.

- Aludes frecuentes -

Cuarta provincia más poblada de China con 80 millones de habitantes, Sichuan, lindera con la meseta tibetana, fue devastada en mayo de 2008 por un sismo de dimensiones históricas. Dejó 87.000 muertos en la región de Wenchuan, situada a escasas decenas de kilómetros del pueblo afectado este sábado.

Los aludes constituyen un peligro frecuente en las zonas rurales y montañosas de China, especialmente durante la temporada de lluvias.

Por lo menos 12 personas perecieron en enero pasado cuando un alud arrasó un hotel de la provincia de Hubei (centro).

En octubre, corrimientos de tierra afectaron al este de China como consecuencia de las lluvias torrenciales acarreadas por el tifón Megi, causando devastación a gran escala y matando a ocho personas.

AFP