Navigation

Desmantelado el último campamento de migrantes en el noreste de París

Unos migrantes son evacuados de un campamento en París el 7 de noviembre de 2019 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 04 febrero 2020 - 11:20
(AFP)

La policía francesa desalojó este martes a más de 400 inmigrantes del último campamento improvisado instalado en el noreste de París, en respuesta a una promesa del gobierno de desmantelar estos sitios insalubres.

Varios cientos de personas se habían instalado en tiendas de campaña o refugios improvisados en este campamento en el noreste de la capital francesa, el último que seguía en pie tras varios operativos de desmantelamiento realizados por la policía en las últimas semanas.

En total, 427 personas, incluyendo 4 mujeres, fueron evacuados en autobuses temprano por la mañana para ser trasladados a gimnasios y centros de acogida provisionales en la región parisina.

"Ya no hay el campamento, era la idea. Y la policía va a vigilar el lugar para evitar que se vuelva a formar", indicó a la AFP la prefectura de policía de París.

La situación se había vuelto insostenible para estos migrantes, que vivían "repartidos bajo 266 carpas o refugios de fortuna", en una "situación sanitaria que se había degradado fuertemente" entre "basura, residuos y ratas", añadió la prefectura.

Para François Dagnaud, el alcalde del distrito XIX -- en el que estaba instalado el sitio -- este desmantelamiento "es un alivio para las personas hacinadas en este campamento y para los residentes locales, porque la situación era muy pesada para ellos".

Los migrantes eran casi todos hombres solteros, principalmente de Eritrea y Somalia, según dijo Dagnaud, presente durante la evacuación, a periodistas de la AFP.

Docenas de campamentos han surgido en la capital francesa desde la crisis migratoria que comenzó en 2015. Unos 20.000 inmigrantes y refugiados han sido evacuados de estos campamentos en el último año.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, prometió en noviembre pasado evacuar todos los campamentos de migrantes de París para finales del año pasado, en parte abriendo más refugios para los solicitantes de asilo, pero también deportando a aquellos cuyas solicitudes sean rechazadas.

Las autoridades han dicho que ahora están desplegando a la policía para garantizar que los migrantes no regresan a los campos arrasados o establezcan otros nuevos.

"No vamos a reanudar un ciclo interminable de evacuaciones seguidas de nuevas instalaciones", declaró la semana pasada el jefe de la policía de París, Didier Lallement.

El presidente Emmanuel Macron prometió el año pasado poner fin al enfoque "laxo" de Francia de los últimos años en materia de inmigración.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.