Navigation

Detenido en Alemania un posible contacto del autor del atentado de Berlín

Dos policías alemanes hacen guardia el 21 de diciembre de 2016 frente a la Iglesia del Recuerdo, en Berlín, cerca del sitio donde tuvo lugar el atentado del 19 de diciembre, donde murieron un total de 12 personas afp_tickers
Este contenido fue publicado el 28 diciembre 2016 - 16:10
(AFP)

La policía alemana detuvo a un contacto tunecino de Anis Amri, el presunto autor del atentado de Berlín, cuyo trayecto de huida se conoció este miércoles, aunque persisten numerosas incógnitas sobre cómo pudo escapar hasta Italia.

Amri, tunecino de 24 años, falleció el viernes tras ser disparado por la policía italiana en Milán, donde llegó tras pasar por Holanda y Francia.

"El difunto Anis Amri había guardado en su teléfono móvil el número de este ciudadano tunecino de 40 años. Las investigaciones permiten pensar que podría estar relacionado con el atentado", agregó la fiscalía federal, competente en asuntos de terrorismo, en un breve comunicado.

No obstante, la fiscalía se mantiene prudente y subrayó que "queda por establecer si estas sospechas son confirmadas por la investigación", imponiendo una franja de 24 horas para decidir si solicitará mantener en detención preventiva del sospechoso.

De momento, las autoridades informaron de que el lunes se realizaron varias incautaciones en el domicilio y el comercio del detenido. La policía alemana concentra sus esfuerzos en la búsqueda de cómplices eventuales de Amri.

- En autocar por Holanda -

Casi diez días después del atentado, reivindicado por la organización yihadista Estado Islámico (EI), los investigadores intentan elucidar cómo hizo el presunto atacante para huir en las propias narices de la policía alemana, holandesa y francesa, hasta ser abatido por la italiana.

La fuga del tunecino fue detallada este miércoles. Dos días después del ataque que provocó 12 muertos en un mercado de Navidad, Amri "habría viajado durante la madrugada del 22 de diciembre en un autocar desde la estación terminal de carretera de Nimega", ciudad holandesa cercana a la frontera con Alemania, a una hora de viaje desde Ámsterdam.

"Creemos que estuvo en Nimega, probablemente el miércoles [de la semana pasada]", dijo a la AFP Wim de Bruin, portavoz de la fiscalía holandesa, mencionando el material de un vídeo.

Desde allí habría viajado "hasta la estación ferroviaria de Lyon-Part-Dieu (Francia)", detalló otra fuente.

Allí fue captado por las cámaras de videovigilancia del lugar. Luego, se trasladó en tren hasta Chambéry, y, desde allí, a Milán (pasando por Turín), donde fue abatido en la madrugada del 23 durante un control policial rutinario.

- ¿Una red de apoyo? -

Entre sus ropas se encontraron billetes de tren que cubrían el trayecto Lyon-Chambéry-Milán vía Turín, que había pagado en efectivo.

Sin embargo, la investigación policial debe aclarar numerosos puntos, comenzando por la existencia de una eventual red de apoyo para la preparación del ataque y su fuga.

Hasta ahora no se ha filtrado información sobre su recorrido por Alemania tras el ataque, ni sobre cómo hizo para desaparecer del lugar, una plaza muy frecuentada y turística del oeste de Berlín.

En las primeras horas, cruciales para la investigación, esta se centró en un paquistaní detenido a dos kilómetros del lugar del crimen, liberado tras comprobarse que no tenía el menor vínculo con este.

Tres allegados de Amri, entre ellos un sobrino, fueron detenidos el viernes en Túnez, pero no se ha brindado información sobre su presunta implicación en el ataque y la fuga.

"Las investigaciones continúan su curso a nivel de la Guardia Nacional de La Auina [suburbios de Túnez capital], en particular sobre los contactos del sobrino. No podemos comunicar nada por ahora", indicó este miércoles a la AFP Sofiène Sliti, portavoz del Tribunal de Primera Instancia tunecino, encargado de asuntos de terrorismo.

Por otra parte, bajo demanda de la canciller alemana, Angela Merkel, se examinan las disfunciones reveladas en este caso que permitan entender por qué la justicia alemana dejó de vigilar a Amri en septiembre, cuando su peligrosidad era conocida desde hacía medio año.

Túnez es intensamente criticado en Alemania por haber rechazado durante el verano boreal la expulsión de Amri, tras rechazarse su solicitud de asilo por las autoridades alemanas. El país magrebí tardó meses en reconocer que era ciudadano tunecino.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.