Ciudadanos de varias regiones del mundo se movilizan desde hace semanas y meses para reclamar cambios en sus países. Siete de ellos cuentan a periodistas de la AFP por qué salen a la calle.

- La Paz

Natalia Vásquez, una estudiante de 15 años.

Con una bandera boliviana anudada a modo de capa y una camiseta con la palabra "NO", Natalia promete no "bajar las manos", junto a su grupo de amigas reunidas para bloquear una calle del sur de la Paz.

"Sí, ha habido fraude [electoral], y hubo pruebas técnicas. Nuestro presidente [Evo Morales] está en el poder desde hace mas de 14 años [...] Queremos poder continuar con el desarrollo del país", declara esta adolescente, después de que el gobernante fuese reelegido el 20 de octubre en unas cuestionadas elecciones.

"Nosotros somos los jóvenes que queremos tener un Bolivia mejor, los que buscamos un futuro mejor. Si no somos nosotros, ¿quién nos va a garantizar que salga mejor?".

Animada por su familia, que le pide "tener cuidado" cuando sale a manifestarse, la joven que vive en un barrio acomodado de La Paz, dice que está preparada para "ir a la cárcel si hace falta".

Sus profesores en huelga, la convencieron para "defender la democracia". Natalia supo a través de amigas, más mayores, que hay grupos de Whatsapp para organizarse.

También "hay grupos de Facebook e Instagram. [...] Son grupos cerrados y tú invitas a los otros. De lo contrario, el gobierno se podría infiltrar", afirma.

- Santiago de Chile

Carlos Morales, estudiante de 21 años.

"Por primera vez en la vida los chilenos se unen y no hay que desaprovecharlo. Esta es la forma de meter mucha presión al gobierno para que nos escuche y todos los chilenos podamos vivir tranquilos sin la miseria de plata que nos pasan".

"Espero que se vaya [el presidente Sebastián] Piñera y todos esos huevones ladrones. Espero que los huevones de los parlamentarios se bajen el excesivo sueldo que tienen. Hay personas que ganan nueve millones de pesos (unos 12.500 dólares, 11.200 euros) mensuales y el sueldo mínimo es de 300.000 (unos 417 dólares, 373 euros) eso a la gente le da mucha rabia".

"También el alza de la luz en un 9,2%, el alza de los pasajes, Piñera nos tenía a todos pobres, todos controlados. Faltó que una persona, un estudiante que se pasó del metro sin pagar y esto colapsó".

"Me enteré de las marchas por Instagram".

- Barcelona

Gisela Navales, una maestra de 39 años.

"Estoy protestando porque en los últimos años en Cataluña se han dado unas circunstancias que han llevado a la cárcel a líderes políticos que elegimos entre todos y a quienes se les permitió presentar un programa electoral [que permitía ir hacia la independencia de Cataluña]. Al cumplirlo se les detuvo y se les ha puesto en al cárcel. Me parece muy injusto", dice esta catalana independentista, como el 44% de los habitantes de la región (el 48% está en contra).

"Estoy aquí manifestándome por su puesta en libertad y porque los exiliados puedan volver a su país", cuenta, hablando del dirigente catalán Carles Puigdemont y de otros responsables políticos, que huyeron al extranjero para evitar ser juzgados en España.

Gisela quiere "un país donde cada uno pueda expresar lo que piensa, lo que siente, [...] un país que sea libre. Un país donde la corrupción no esté tolerada, (...) donde haya un futuro mejor para mis hijos y para las futuras generaciones. Un país republicano", cuando España es una monarquía.

Se enteró de las manifestaciones a través de Instagram y durante un tiempo utilizó Telegram.

- Beirut

Cynthia Albert Aboujaoude, una diseñadora gráfica libanesa de 28 años.

La foto de Cynthia caracterizada como el personaje de Joker, tomada el 19 de octubre en Beirut, se convirtió en uno de los símbolos de los movimientos de protesta en el mundo. Ella se manifiesta para obtener "un futuro mejor" y ayudar a resolver "los numerosos problemas de Líbano, el estado de las carreteras, las basuras, la economía, la restricciones de agua".

"Si pudiera hacer una sola cosa por nuestro país, tendría que ver con la educación, me ocuparía un poco más seriamente de la enseñanza pública, y la haría 100% gratuita".

"Me enteré de las manifestaciones por casualidad. Salía de casa de un amigo cuando me encontré en una carretera bloqueada por un incendio de neumáticos. Miré las noticias y no pude resistir unirme al movimiento, es lo menos que puedo hacer por mi país. Estamos hartos de la corrupción".

¿Por qué el Joker? "Mi intención era expresar mis sentimientos [...] sin necesidad de hablar con nadie del dolor que sufre la gente a diario. Mi conexión con el personaje de Joker viene desde que tengo memoria. Me maquillé tranquilamente, utilizando los colores de la bandera libanesa, solo para decir lo que tenía que decir".

- Bagdad

Haydar Sabri, de unos 20 años.

Bajo una lluvia de granadas lacrimógenas y ensordecedoras, Haydar, que vive de varios trabajos, sostiene la foto de su hermano en la que está escrito: "Estoy aquí para hacerle justicia a mi hermano".

"Mi hermano se manifestaba pacíficamente y un francotirador lo mató el 4 de octubre" en esta misma plaza Tahrir de Bagdad, dice, hablando de una primera ola de protestas a partir del 1 de octubre, las más sangrientas desde la caída del dictador Sadam Husein en 2003.

Las manifestaciones antigubernamentales, que han generado caos en Bagdad y en el sur de Irak, sin internet y bajo toque de queda, han dejado oficialmente más de 250 muertos.

Haydar, que se enteró de los llamados a la movilización en Facebook, quiere "la caída del gobierno".

"Es la única manera de hacer justicia a mi hermano. Quiero poder ir a visitar su tumba y contarle que murió por una buena razón. Quiero un país mejor y esto solo sucederá si el gobierno cae".

- Argel

Abdenour Ait Said, estudiante argelino de biología de 22 años, cada martes desde hace ocho meses arenga a la multitud.

Siempre en primera fila, corea lemas hostiles al régimen, que los manifestantes repiten en coro. El 22 de febrero, Abdenour Ait Said fue de los primeros que salió a la calle para pedir la caída del "sistema".

"Me manifiesto para que mi país sea liberado de este poder que está al mando desde hace más de 50 años y ha saqueado su riqueza, y rechazo las elecciones del 12 de diciembre, que ya sabemos de antemano que estarán amañadas".

"Denuncio también las detenciones arbitrarias de manifestantes y el asedio de la capital cada viernes y cada martes [días de manifestación] para impedir que los de otras ciudades se unan a nosotros".

"Aspiro a [...] una nueva Argelia donde reine el Estado de derecho. Si nuestra revolución alcanza su objetivo, nosotros, los jóvenes, construiremos un país fuerte que no dependa de ninguna potencia mundial".

Supo de las manifestaciones por las redes sociales. "Casi sin darme cuenta, el 22 de febrero después de la gran oración del viernes, me encontré allí para reivindicar la renuncia de este poder podrido, que ha hecho todo por aplastar a este pueblo, y contra este gobierno corrupto".

- Hong Kong

"Mr. A", de unos 30 años, pide preservar el anonimato.

"Yo y los otros manifestantes debemos obtener una respuesta a nuestras cinco reivindicaciones. En especial, queremos una investigación sobre el comportamiento de la policía, una amnistía para los miles de manifestantes detenidos y el establecimiento de un verdadero sufragio universal en Hong Kong".

"El gobierno rechaza responder a nuestras reivindicaciones y llegar a un compromiso con nosotros. Debería retroceder y escuchar las peticiones del pueblo. Quiero un gobierno para mi ciudad que pueda ayudar al ciudadano de abajo [...] para permitirles tener una vida más tranquila y no trabajar tan duro, queremos un gobierno que dialogue de manera sincera con sus ciudadanos".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes