Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Migrantes procedentes de Níger en las tiendas donde duermen desde hace más de un año, cerca de la localidad argelina de Bufarik, en mayo de 2014

(afp_tickers)

Dieciocho migrantes africanos murieron en Argelia en un incendio en un centro de acogida, un accidente inusual en este país convertido en destino privilegiado de los subsaharianos desde que la vecina Libia se sumió en el caos.

Dos niños y tres mujeres forman parte de los fallecidos en este centro abierto en 2014 para albergar a los miles de inmigrantes que llegan desde hace unos años, principalmente de Malí y de Níger, fronterizos con Argelia.

"El incendio se declaró a las 03H00 (02H00 GMT), mató a 18 personas e hirió a otras 50 en Uargla (800 km al sudeste de Argel)", declaró el coronel Faruk Ashur, de los servicios de protección civil.

Por el momento se desconoce la nacionalidad de las víctimas.

"La explosión y el incendio se debieron a un cortocircuito (en el sistema de) calefacción", declaró a la AFP Saida Benhabiles, presidenta de la Media Luna roja argelina (CRA), que precisó que 27 heridos siguen hospitalizados.

Había más de 650 personas en el lugar, un hangar equipado y puesto a su disposición por las autoridades locales y acondicionado por los migrantes, explicó el coronel.

"En lugar de dejarlos fuera, ponemos a su disposición un centro abierto. No encerramos a la gente como hacen en otros sitios", recalcó la presidenta de la CRA. "Respetamos la cultura de estas personas, un día son 2.000, al día siguiente 200, se desplazan todo el tiempo", añadió.

La policía y la prefectura han abierto sendas investigaciones sobre lo sucedido.

El ministerio de Relaciones Exteriores ha establecido una célula de crisis. "Coordina su acción con el conjunto de las instituciones nacionales para seguir la evolución de la situación y la identificación de las víctimas", afirma en un comunicado en el que da el pésame a los familiares de los fallecidos.

- Racismo -

Hace un tiempo muchos migrantes se instalaban en la gran ciudad de Tamanraset, cerca de Malí y de Níger, o cruzaban Argelia con el objetivo de llegar a Europa, pero ahora son cada vez más los que se quedan en localidades del norte del país. En las calles se ve a muchas mujeres con sus hijos pidiendo limosna.

Argelia se ha convertido en un destino para los migrantes subsaharianos ante el caos reinante en Libia. Varias ONG denuncian un aumento del racismo, incluso en artículos de prensa, tras esta afluencia migratoria.

Los medios de comunicación aseguran que muchas refugiadas han sido violadas. El último caso revelado por las ONG en Orán, al oeste del país, es el de una camerunesa violada en septiembre por ocho hombres.

Inicialmente se le impidió presentar una denuncia alegando que su estancia en el país era irregular, pero pudo hacerlo gracias a la movilización de asociaciones y ciudadanos.

"La instrucción está en curso", afirma Fatma Bufenik, del colectivo Solidaridad con los Subsaharianos y Refugiados en Orán. Según ella, dos de los presuntos agresores han sido detenidos. Esta activista lamenta que Marie Simonne, como se llama la mujer, haya aparecido en un vídeo difundido por una cadena local y en internet. "Desde entonces sufre acoso en su barrio", afirmó Bufenik.

La afluencia de migrantes ha llevado al gobierno argelino a concluir un acuerdo con Niamey para el regreso de ciudadanos nigerinos. Desde el año pasado, 4.000 han sido repatriados, precisa Benhabiles.

AFP