Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros de los parlamentos libios rivales celebran la firma del acuerdo para formar un gobierno de unidad, este jueves 17 de diciembre en la ciudad marroquí de Sjirat

(afp_tickers)

Miembros de los dos parlamentos rivales de Libia firmaron este jueves en Marruecos un acuerdo promovido por Naciones Unidas para formar un gobierno de unión nacional, aunque los jefes de ambas cámaras ya habían advertido de que el pacto no tenía legitimidad.

La comunidad internacional, preocupada por el avance del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Libia y por la salida de miles de migrantes desde territorio libio hacia Europa, presionó para alcanzar el acuerdo, cuya aplicación parece estar lejos de ponerse en marcha.

Estados Unidos, Francia, Reino Unido, la Unión Europea y la OTAN saludaron este acuerdo, fruto de los esfuerzos de Naciones Unidas desde principios de año.

Tras la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011, Libia está sumida en un profundo conflicto, con dos gobiernos y dos parlamentos que se disputan el poder.

"Es un día histórico para Libia", declaró el emisario de la ONU Martin Kobler, durante la firma del acuerdo, en presencia de diplomáticos y cancilleres árabes y europeos en Skhirat, cerca de Rabat.

Diputados de ambos parlamentos rivales firmaron el acuerdo, así como políticos y representantes de la sociedad civil, constató un periodista de la AFP.

Según los participantes, unos 80 de los 188 miembros del parlamento de Tobruk (este) -reconocido por la comunidad internacional- y 50 de los 136 diputados del Congreso General Nacional, con sede en Trípoli, firmaron este acuerdo, junto al enviado de la ONU.

El acuerdo prevé la formación de un gobierno de unidad nacional con sede en Trípoli, dirigido por el empresario Fayez el Sarraj y compuesto por 17 ministros, entre ellos dos mujeres. Asimismo, estipula el establecimiento de un consejo presidencial para un período de transición de dos años, a cuyo término deberán celebrarse elecciones legislativas.

Uno de los firmantes del acuerdo, Saleh el Majzum, que se presentó como un representante del CGN, habló de un "giro decisivo (...) en el camino hacia la construcción del Estado" y de un "primer paso hacia el restablecimiento de la estabilidad".

"La puerta sigue abierta para aquellos que no estaban aquí hoy", declaró Kobler, en referencia a los opositores al acuerdo.

- ¿Tres gobiernos? -

Durante una reunión el martes en Malta, el presidente del CGN, Nuri Abu Sahmein, y el jefe del parlamento reconocido, Aguila Saleh, habían indicado que los firmantes del acuerdo lo harían a título individual y no en nombre de su parlamento respectivo.

Ambos presionan por una "declaración de principios" sobre un gobierno de unidad, firmada a principios de diciembre en Túnez en un proceso paralelo al de la ONU. El acuerdo de Marruecos "sólo complicará la situación", declaró a la AFP Mahmud Abdelaziz, miembro del CGN.

Hay "dos gobierno y dos parlamentos. Ahora, vamos a dotarnos de un tercer gobierno en lugar de reunir las dos autoridades rivales", lamentó Abdelaziz.

En un comunicado, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, reconoció que "el camino será difícil", pero aseguró que la ONU seguirá "acompañando el proceso y apoyando al gobierno".

"Saludamos a estos valientes libios que se levantan para reconstruir una Libia unida y están determinados a hacer avanzar el país", añadió el secretario de Estado norteamericano John Kerry, quien llamó a "todos los libios a apoyar este acuerdo final".

Para Kobler, el acuerdo permitirá una ayuda exterior a Libia en la lucha contra el terrorismo. "Un levantamiento del embargo impuesto al armamento requiere un [único] gobierno", añadió.

La embajada de Francia en Libia indicó en un comunicado que el Consejo de Seguridad de la ONU debía reconocer en los próximos días a este ejecutivo, "como único gobierno legítimo de Libia".

El primer ministro británico, David Cameron, estimó por su parte que "ahora la comunidad internacional podía tratar con un solo gobierno representativo (...) en la lucha contra Dáesh y los traficantes de migrantes", usando el acrónimo árabe del EI.

AFP