AFP internacional

La dimisionaria ministra de Defensa de Francia, Sylvie Goulard, el 15 de junio de 2017 en su despacho en París

(afp_tickers)

Dos ministros franceses renunciaron a sus cargos, con cuestiones judiciales como telón de fondo, en tanto el nuevo presidente Emmanuel Macron, que ha hecho de la transparencia una prioridad, se apresta a constituir un nuevo gobierno tras la victoria de su partido en las legislativas.

Sylvie Goulard, ministra de las Fuerzas Armadas, anunció sorpresivamente este martes que deja el gabinete del primer ministro Edouard Philippe. El presidente Macron aceptó la dimisión de esta eurodiputada y europeísta convencida, quien se había integrado el 17 de mayo en su equipo.

El jefe del Estado ha emprendido "la restauración de la confianza en la acción pública", subrayó la ministra renunciante, quien había comenzado a trabajar en el refuerzo de la seguridad europea.

Su "iniciativa de recuperación debe prevalecer sobre toda consideración personal", añadió, afirmando renunciar para poder "demostrar libremente (su) buena fe" en una investigación judicial sobre empleos ficticios en su partido, el centrista MoDem.

Antes de Goulard, otro ministro tiró la toalla el lunes. Y, la formación del nuevo gobierno, presentada en principio como un simple "reajuste técnico", tomó una amplitud inesperada.

La noche del lunes, Richard Ferrand, un exsocialista aliado de Macron desde la primera hora, aceptó dimitir a petición del presidente como ministro de la Cohesión de los Territorios (que cubre planificación territorial y vivienda), y bregará por la presidencia del grupo parlamentario República en Marcha (REM), en el poder.

Ferrand es objeto de una investigación preliminar de la justicia francesa por sospechas de favoritismo para su mujer en una operación inmobiliaria. Negando cualquier operación ilegal, rechazó renunciar antes de la legislativas y el domingo fue reelegido cómodamente como diputado.

Tras una campaña presidencial manchada por la desconfianza de los franceses respecto a sus representantes, Macron ha hecho de la moralización de la vida política una prioridad de su mandato. La semana pasada fue presentado un proyecto de ley para reforzar las reglas éticas.

Francia ocupa el puesto 23º sobre 176 países en la clasificación establecida por la oenegé Transparency International sobre la corrupción -el primer puesto en la lista corresponde al país percibido como menos corrupto.

- 'Decisión personal' -

El ministro de Justicia, François Bayrou, se encuentra en la movida. El problema: también es líder de MoDem, precisamente en el ojo del huracán. Contactado por la AFP este martes, no quiso comentar la dimisión de Goulard, limitándose a decir que fue una "decisión personal".

El 9 de junio fue abierta una investigación preliminar tras la denuncia ante la fiscalía de un exempleado de MoDem, para determinar si el partido pagó a asalariados que trabajaban en Francia como si fueran asistentes de parlamentarios europeos.

Bayrou aseguró la semana pasada, que "nunca hubo" empleos ficticios como los mencionados en MoDem. Además de Bayrou y Goulard, el gabinete de Philippe, formado el mes pasado, cuenta con otra centrista de MoDem, Marielle de Sarnez, ministra de Asuntos europeos.

En el marco de la investigación, una exeurodiputada de MoDem, Corinne Lepage, mantuvo una audiencia este martes en la Oficina Anticorrupción, ubicada en las afueras de París.

Macron encargó a Philippe constituir su nuevo equipo ministerial antes del miércoles a las 16H00 GMT. "François Bayrou tiene la voluntad de mantenerse en el gobierno", subrayó Philippe ante la televisión. No hay "ningún" problema con él, a pesar de la investigación en curso, añadió.

"Un gobierno es una orquesta. Jamás se ha visto una orquesta, sobre todo sinfónica, integrada por los mismos instrumentos. Cada uno llega con su personalidad", señaló, añadiendo que "no es imposible" la llegada de nuevos ministros provenientes del partido de derecha Los Republicanos.

La República En Marcha (REM) de Macron y su aliado MoDem obtuvieron el domingo 350 escaños en las elecciones legislativas, muy por encima de la mayoría absoluta (289).

AFP

 AFP internacional