Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La madre de Usama Ata, uno de los presuntos autores del ataque en el que murió una policía israelí, muestra una fotografía de su hijo el 17 de junio de 2017 en su casa en Deir Abu Mashal, en Cisjordania

(afp_tickers)

La organización yihadista Estado Islámico y el movimiento palestino Hamas se disputan la paternidad del ataque perpetrado el viernes por la noche en Jerusalén, en el que murió una policía.

Tres palestinos atacaron con cuchillo y armas de fuego a unos policías israelíes desplegados cerca de la ciudad vieja de Jerusalén.

Una mujer policía de 23 años, Hadas Malka, fue apuñalada y falleció luego por sus heridas. La policía mató a los tres atacantes.

Poco después del ataque, el grupo Estado Islámico reivindicó la operación en un comunicado y advirtió de que no sería "la última".

Esta es la primera vez que EI reivindica un acto en Jerusalén, ciudad que, con los territorios palestinos e Israel, registra centenares de ataques anti-israelíes desde 2015.

El movimiento islamista Hamas, que controla la Franja de Gaza, y el Frente Popular de Liberación de Palestina (FPLP, izquierda histórica palestina), dos organizaciones enemigas de Israel, refutaron esta reivindicación.

Las dos organizaciones, sin reivindicar la paternidad del atentado, indicaron que los presuntos autores del ataque, Bara Ata, 18 años, Usama Ata, de 19 años, y Adel Ankush, de 18 años, formaban parte de sus filas.

Hamas y el FPLP inscribieron su acción en la continuidad de la "resistencia" palestina en Israel y de los centenares de ataques de los últimos meses. El grupo EI intenta "enredar las cosas", dijo Hamas.

Los servicios de seguridad israelíes se mostraban este sábado circunspectos. "Es imposible de momento corroborar" la reivindicación del grupo EI, dijo a la AFP un portavoz del Shin Beth, el servicio de seguridad interior israelí, y la declaración de Hamas "compromete la fiabilidad" de las declaraciones de unos y otros.

- Recientemente encarcelados -

Una portavoz del ejército israelí, apoyándose en informaciones de inteligencia militar, puso en duda la pertenencia de los tres palestinos a una de esas organizaciones y dio a entender que pertenecían a un pequeño grupo local.

Los territorios palestinos e Israel viven una ola de violencia que ha causado la muerte desde el 1 de octubre de 2015 de 272 palestinos, 42 israelíes, dos estadounidenses, dos jordanos, un eritreo, un sudanés y una británica, según un balance de la AFP.

La mayoría de los palestinos muertos son autores o presuntos autores de ataques anti-israelíes, a menudo son jóvenes y actúan solos.

Los ataques son atribuidos, según los expertos, a las vejaciones de la ocupación israelí, la ausencia de perspectiva sobre una independencia, las frustraciones económicas y las disensiones interpalestinas.

El Gobierno israelí las imputa al rechazo a la existencia misma de Israel.

Los autores del ataque eran oriundos de una localidad de Cisjordania, territorio palestino que en 2017 habrá pasado los últimos 50 años ocupado por Israel.

Según el FPLP, Bara y Osama Ata habían purgado recientemente penas de varios meses en la cárcel israelí. El Shin Beth afirmó, por su parte, que los tres atacantes estuvieron implicados en el pasado en "actividades terroristas".

El ejército procedía este sábado por la mañana a rodear el pueblo del que son oriundos, indicó el FPLP.

Durante la noche, en Hebrón (sur de Cisjordania), un palestino hirió levemente con un arma blanca a un isrsaelí, indicó el ejército israelí. El agresor fue detenido.

Israel no ha sufrido hasta ahora en su territorio las actividades del grupo ultrarradical Estado Islámico, que registra severos reveses en Irak y Siria.

Los yihadistas de EI asumieron la autoría el 10 de abril de un disparo de cohete desde el Sinaí egipcio, en donde operan grupos afines al grupo, que cayó en el sur de Israel.

- Suspenden los permisos -

El ataque ocurrió cuando decenas de miles de palestinos de Jerusalén este y Cisjordania ocupada rezaban en el sitio de la mezquita Al Aqsa, con motivo del tercer viernes del mes de ayuno sagrado musulmán del Ramadán.

La mezquita se encuentra en Jerusalén Este, la parte palestina de la ciudad ocupada y anexada por Israel.

Israel había reducido las restricciones de ingreso a Jerusalén de los palestinos de Cisjordania para el mes de ayuno del Ramadán.

Pero "gran cantidad de jóvenes (palestinos) ingresan (a Israel) sin permiso, aprovechan el Ramadán para estar en Jerusalén", declaró Halevy a la prensa en el lugar del ataque.

Después del ataque del viernes, el primer ministro, Benjamin Netanyahu, decidió anular esos permisos, indicó la policía.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP