Navigation

EEUU dará 60 millones de dólares a la fuerza antiyihadista para el Sahel

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, espera su turno para pronunciar unas palabras ante el personal de la misión de su país en la ONU el 26 de octubre de 2017 en Ginebra afp_tickers
Este contenido fue publicado el 30 octubre 2017 - 15:38
(AFP)

Estados Unidos dará 60 millones de dólares a la fuerza antiyihadista para el Sahel, anunció este lunes en un comunicado el secretario de Estado, Rex Tillerson.

"Esta es una batalla que tenemos que ganar y esta aportación jugará un papel clave para alcanzar el objetivo", afirmó el diplomático, quien calificó de "socios regionales" a los miembros del G5 Sahel: Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger.

El gobierno estadounidense, que había manifestado su apoyo al G5 en el pasado, ya tiene sobre el terreno a tropas y drones para respaldar las operaciones contra combatientes yihadistas.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto reunirse este lunes para examinar vías con las que fortalecer esta fuerza. Francia quiere establecer una plataforma multilateral que garantice asistencia a sus excolonias.

Pero Washington ha dejado claro que, pese a apoyar directamente a los miembros del G5, no quiere que Naciones Unidas dirija esta fuerza o gestione los recursos económicos o logísticos.

Tillerson declinó viajar a Nueva York para comparecer en la reunión junto al ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian.

En su lugar estará la embajadora ante la ONU, Nikki Haley, a quien el diplomático encomendó "representar a Estados Unidos y nuestro total compromiso con la seguridad del Sahel".

Esta amplia región del norte de África es una zona sin ley desde que Libia cayó en el caos en 2011, los islamistas tomaron el control del norte de Mali en 2012 y Boko Haram aumentó su presencia en el norte de Nigeria.

A principios de octubre, cuatro soldados estadounidenses murieron en una emboscada cerca de la frontera entre Níger y Mali.

La ONU perdió este año en ataques a 17 miembros de su misión de mantenimiento de paz en Malí, uno de los peores balances en este tipo de fuerzas.

El ministro maliense de Relaciones Exteriores, Abdulaye Diop, también pidió el "apoyo multilateral, incluido el de las Naciones Unidas", la única manera "de garantizar la previsibilidad y la perennidad de los recursos así como el apoyo operacional a la fuerza conjunta".

Los diplomáticos franceses aseguraron que Estados Unidos no habían cerrado totalmente la puerta a un apoyo de la ONU al G5. Le Drian afirmó así a la prensa tras la reunión que una "nueva resolución" del Consejo de Seguridad precisaría próximamente "las articulaciones entre la Minusma y la Fuerza Conjunta".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.