Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Journalists attend a press conference of German carmaker Volkswagen in Wolfsburg, central Germany, on December 10, 2015. Executives from embattled car giant Volkswagen released findings of the internal probe into the scandal over pollution test-cheating software installed in 11 million diesel cars worldwide. AFP PHOTO / TOBIAS SCHWARZ

(afp_tickers)

Estados Unidos demandó el lunes a Volkswagen (VW) por instalar un sistema que permitía a unos 600.000 autos diésel eludir deliberadamente los topes de emisiones de gases contaminantes.

Los reclamos civiles presentados por el departamento de Justicia podrían superar largamente los 20.000 millones de dólares, según la demanda.

La acción alega que el fabricante alemán de autos instaló intencionalmente "dispositivos engañosos" en sus motores diésel de VW, Audi y Porsche. Esos dispositivos permitía que en los tests los autos resultaran no contaminantes pero durante su uso emitían una cantidad de gases 40 veces mayor que la permitida

El departamento de Justicia, que demandó a VW a nombre de la agencia federal del ambiente (EPA), no especificó el monto de la indemnización que procura.

Sin embargo, señala que las multas por auto son de 37.500 dólares y además hasta 2,750 dólares por cada dispositivo engañoso, lo cual podría costarle a VW más de 20.000 millones de dólares y gastos del juicio.

"Los fabricantes de autos que no certificaron adecuadamente sus autos y que trampearon los sistemas de control de emisiones, atentaron contra la confianza del público, pusieron en peligro la salud pública y dejaron en desventaja a sus competidores", dijo el vicefiscal general John Cruden.

"Estados Unidos buscará aplicar contra VW todas las medidas que permitan reparar las violaciones a las leyes de aire limpio atribuidas en la demanda", afirmó.

Cynthia Giles, alta funcionaria de la agencia ambiental EPA, afirmó que la demanda apunta a responsabilizar a VW y definir el camino hacia una resolución.

"Hasta ahora, el llamado a discusiones con la compañía no produjo a un avance aceptable", dijo Giles.

"Esas discusiones continuarán en forma paralela a la tramitación de la demanda" en el fuero federal, explicó.

Un portavoz de VW dijo que la compañía está examinando la demanda.

"Volkswagen seguirá cooperando con la agencia EPA en desarrollar soluciones para que los vehículos TDI (diésel) se ajusten totalmente a las reglamentaciones lo antes posible", dijo la empresa en un comunicado.

El grupo con 12 marcas, que fabrica cerca de 300 modelos, admitió en septiembre que los motores diésel de 11 millones de vehículos en todo el mundo, estaban equipados por un software que podía alterar los resultados de los controles de polución.

La investigación, que se centró inicialmente en los motores de 2 litros, después se extendió a modelos más potentes, como el de 3 litros.

Las más altas autoridades de Volkswagen dijeron el 10 de diciembre en Alemania que la empresa está realizando una investigación interna pero que sospechan que el engañoso sistema fue orquestado por un reducido grupo de ingenieros.

Mathias Mueller, jefe ejecutivo de VW, dijo a una revista alemana el pasado que la empresa está archivando su objetivo de superar a Toyota como número uno mundial en la fabricación de autos.

El escándalo provocó la caída del antecesor de Mueller; Martin Winterkorn.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP