Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen tomada el 17 de agosto de 2015 en la que puede verse a peshmergas preparando el lanzamiento de un cohete contra el Estado Islámico, cerca de Sinjar, una ciduad del norte de Irak al oeste de la ciudad de Mosul

(afp_tickers)

El Pentágono está desplegando tropas "especializadas" en Irak y Siria para ayudar a combatir a los yihadistas del Estado Islámico, dijo este martes el secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter.

"En total coordinación con el gobierno de Irak estamos desplegando una fuerza operativa especializada para ayudar a las fuerzas iraquíes y a los peshmerga kurdos a presionar más al EI" (el grupo Estado Islámico), dijo Carter ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

"Estos operadores especiales con el tiempo serán capaces de realizar ataques, liberar rehenes, obtener información y capturar a líderes del EI", afirmó.

Carter dijo también que el Pentágono está "preparado para expandir" el rol de las fuerzas especiales que luchan contra los yihadistas del grupo Estado Islámico en Siria.

"Los operadores especiales estadounidenses tienen un amplio espectro de capacidades que hacen de ellos multiplicadores de fuerzas", dijo Carter a los miembros del Comité. "Donde encontramos más oportunidades de emplear esa capacidad, estamos preparados para expandirla", afirmó.

Estados Unidos ya anunció el envío de unos 50 miembros de las fuerzas especiales a Siria. Esta unidad de las fuerzas especiales "también estará en condiciones de realizar operaciones unilaterales" en Siria, según Carter.

El fortalecimiento de la intervención de las fuerzas especiales marca la voluntad de Washington de intensificar su esfuerzo contra el grupo EI, después de más de 15 meses de campaña, limitando un poco más el principio de "no soldados en el terreno" (no boots on the ground) expresado por el presidente, Barack Obama. Hasta la fecha, Estados Unidos había privilegiado los ataques aéreos contra el EI, además de enviar unos 3.500 consejeros militares y asesores a Irak, que no participan en los combates.

AFP