Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley (D), saluda al embajador surcoreano Cho Tae-yul (I) en presencia de su par británico Matthew Rycroft (C), durante una reunión sobre Corea del Norte en la sede de Naciones Unidas, el 4 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

Estados Unidos pidió formalmente el viernes que el Consejo de Seguridad de la ONU vote el próximo lunes nuevas sanciones contra Corea del Norte, a pesar de la reticencia de China y Rusia, anunció la diplomacia estadounidense.

El proyecto de resolución prevé un embargo sobre el petróleo, impedir la importación textil norcoreana, congelar bienes del líder Kim Jong-Un, expulsar a ciudadanos norcoreanos que viven en el extranjero e inspeccionar buques sospechosos en alta mar.

Rusia y China se opusieron a las medidas --excepto la textil-- durante una reunión de expertos de los 15 miembros del Consejo de Seguridad, según fuentes diplomáticas.

Pero Pekín y Moscú respaldan, junto al resto del Consejo de Seguridad, adoptar nuevas sanciones para reprobar el último ensayo nuclear norcoreano del 3 de septiembre, de acuerdo con fuentes diplomáticas.

El órgano de Naciones Unidos ya prohibió hace un mes importar carbón, hierro y marisco de Corea del Norte.

En este punto, "veo mal un veto y creo que llegaremos a un acuerdo" porque todo el mundo ha mostrado "voluntad para negociar", señaló un experto bajo anonimato.

"Alcanzaremos un acuerdo" ya que los tres países clave --Estados Unidos, China y Rusia-- "quieren llegar a un acuerdo", dijo de su lado un diplomático. "Los estadounidenses están preparados para negociar".

Por ahora, ni China ni Rusia han amenazado con hacer uso de su derecho a veto. Insisten en que sanciones aisladas no sirven y presionan para abrir la puerta al diálogo con Pyongyang.

La embajadora estadounidense, Nikki Haley, anunció a inicios de semana que su gobierno pediría una votación el 11 de septiembre.

- Amenazas y opciones -

Tras negociar durante un mes con Pekín y Moscú el séptimo paquete de sanciones aprobado el 5 de agosto, Washington juega actualmente con dos amenazas: un eventual uso de la fuerza militar y la advertencia de que, si no se alcanza ningún acuerdo, las penalizaciones estadounidenses pueden afectar a los países que negocien con Pyongyang.

Según una fuente diplomática, la segunda posibilidad está muy presente en las actuales negociaciones.

Durante las primeras conversaciones sobre el proyecto de resolución, China y Rusia no han rechazado el texto en bloque y tampoco han reclamado tiempo, como han hecho en otras ocasiones.

El embargo petrolero es el tema "más duro". "Rusos y chinos están totalmente en contra", explicó una persona cercana a las negociaciones. Sin embargo, hay "opciones" sobre la mesa de cara a este sector.

Moscú, por otro lado, cuestiona la propuesta de expulsar a los norcoreanos que viven en el extranjero --unos 50.000 según la ONU--, que suponen una importante fuente de ingresos para el régimen.

Rusia emplea a unos 35.000 y alega no poder prescindir de ellos, según una fuente diplomática.

Naciones Unidas trata, a través de las sanciones, lograr que Corea del Norte vuelva a la mesa de las negociaciones para llegar a un acuerdo sobre su programa de armamento nuclear.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP