Navigation

EEUU suspende los ataques al EI por el cierre del espacio aéreo turco

Un caza militar estadounidense F-16, tras aterrizar en la base aérea de Incirlik (sur de Turquía) el pasado 9 de agosto, para participar en los ataques contra el grupo Estado Islámico, en una imagen divulgada por la Fuerza Aérea de EEUU afp_tickers
Este contenido fue publicado el 16 julio 2016 - 14:00
(AFP)

Las misiones aéreas de EEUU contra el grupo Estado Islámico (EI) desde la base de Incirlik, al sur de Turquía, fueron suspendidas por el cierre del espacio aéreo turco, informó este sábado un funcionario estadounidense.

Las operaciones fueron suspendidas "por el cierre del espacio aéreo" de Turquía tras el fallido intento de golpe de Estado, indicó el funcionario a la AFP.

Las autoridades turcas impusieron este sábado un cerco de seguridad a la base áerea de Incirlik, en la provincia sureña de Adana, utilizada por la coalición liderada por EEUU en la lucha contra los yihadistas en Siria, anunció el consulado estadounidense.

"Las autoridades locales impiden todo movimiento de entrada y salida de la base aérea de Incirlik. También han cortado el suministro de energía eléctrica", precisó el consulado en su página de internet, después de que un intento de golpe de Estado militar fuera abortado.

La representación diplomática aconsejó "evitar la base aérea hasta que se restablezcan las operaciones normales", sin dar más detalles. Hasta el momento, las autoridades turcas no dieron a conocer las razones de esas restricciones contra la base militar.

Tras meses de negociaciones, Turquía permitió el año pasado a EEUU utilizar la base de Incirlik para llevar a cabo incursiones aéreas contra los yihadistas en Siria. También la OTAN utiliza esa base, desde donde operan cazas turcos, estadounidenses, británicos y alemanes, así como F-16 saudíes.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo