Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los presidentes de EEUU, Donald Trump (d), y Rusia, Vladimir Putin, se reúnen al margen de la cumbre del G20 en la ciudad alemana de Hamburgo el 7 de julio de 2017

(afp_tickers)

Estados Unidos y Rusia acordaron el viernes declarar un alto el fuego en el suroeste de Siria a partir del domingo a las 12H00 locales (09H00 GMT), anunció el ministro de Exteriores ruso Serguei Lavrov al margen de la cumbre del G20.

"Hoy en la capital de Jordania, expertos rusos, estadounidenses y jordanos (...) se pusieron de acuerdo sobre un memorando para crear una zona de desescalada" en las regiones de Deraa, Quneitra y Sueida, dijo Lavrov.

"En esta zona habrá un alto el fuego a partir de las doce, hora de Damasco, a partir del 9 de julio", añadió.

En un primer momento, "la seguridad en torno a esta zona será garantizada por fuerzas y medios de la policía militar rusa en coordinación con los jordanos y los estadounidenses", precisó Lavrov.

El secretario de Estado, Rex Tillerson confirmó el acuerdo y dijo que este compromiso es una muestra de que Estados Unidos y Rusia pueden trabajar juntos en el tema de Siria y que van a seguir cooperando en el futuro.

"Tuvimos una discusión muy larga con respecto a otras áreas de Siria en las que podemos seguir trabajando juntos para 'desescalar' las zonas y la violencia, una vez que el EI (organización Estado Islámico) sea derrotado", dijo.

Un alto cargo del Departamento de Estado, reconoció que este es un "primer paso, de un proceso más largo" y que Estados Unidos sigue siendo "modesto" y "realista" en sus objetivos, teniendo en cuenta los fracasos de anteriores treguas.

Desde Washington, un alto cargo del Departamento de Estado indicó que la iniciativa surgió de ambas partes.

"Si va a haber una resolución del conflicto en Siria, los dos necesitamos estar involucrados de alguna forma", afirmó.

"Los rusos se han implicado fuertemente en el conflicto. Nosotros estamos interesados en que se termine, que se termine la miseria, que se termine la violencia, los flujos de refugiados y la radicalización que de allí emerge", aseguró el funcionario.

Rusia e Irán, aliados de Damasco, y Turquía, que apoya a los rebeldes, adoptaron en mayo el principio de creación de cuatro zonas de seguridad para instaurar una tregua duradera en varias regiones.

Sin embargo, no se pusieron aún de acuerdo sobre la forma en que serán administradas.

Moscú considera que la zona de "desescalada" prevista en el sur del país solo se puede establecer con el acuerdo de Estados Unidos y de Jordania, país fronterizo con Siria.

Las otras tres zonas identificadas son junto a la región de Idlib (noroeste), parte de la provincia de Homs (centro) y Ghuta, región controlada por la oposición cerca de Damasco.

Esta semana, las últimas jornadas de negociación organizadas en Astaná para crear zonas de distensión en Siria concluyeron sin un acuerdo.

En las anteriores negociaciones en mayo, Rusia e Irán, aliados del presidente sirio Bashar Al Asad, y Turquía, que apoya a los rebeldes, habían adoptado un plan destinado a crear zonas de seguridad para instaurar una tregua duradera en varias regiones.

Desde entonces se registró una importante disminución de los combates en varias de esas zonas.

El conflicto sirio ha dejado más de 320.000 muertos en seis años.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP