Una visita histórica y un anuncio simbólico: Estados Unidos dio el miércoles el primer paso de una mejora en sus relación con Sudán, proporcionando un fuerte apoyo a la "transición democrática" de ese país aún acusado formalmente por Washington de apoyar el terrorismo.

"Estados Unidos y Sudán han decidido iniciar el proceso de intercambio de embajadores después de 23 años", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, en un comunicado. Pronto se designará a un embajador en Jartum.

"Esta decisión es un importante paso en el fortalecimiento de las relaciones bilaterales" entre Estados Unidos y Sudán, "especialmente cuando un gobierno de transición dirigido por un civil está implementando reformas de gran alcance", agregó.

Sin romperse del todo, las relaciones estuvieron en su punto más bajo durante el régimen del presidente sudanés Omar al Bashir quien gobernó por tres décadas hasta ser derrocado este año bajo la presión de la calle.

Desde 1993, cuando el presidente Bashir recibió al líder yihadista Osama Bin Laden, Sudán ha estado en la lista negra de Estados Unidos de "estados que apoyan el terrorismo". Una acusación que llevó a los militares estadounidenses a realizar ataques aéreos en Sudán en 1998.

- Visita histórica -

El anuncio del fortalecimiento de las relaciones coincide con la visita a Washington del primer ministro del gobierno de transición de Sudán, Abdalá Hamdok.

Se trata de una visita histórica: es la primera vez desde 1985 que un jefe de Estado o de gobierno de Sudán realiza una visita oficial a Washington.

Hamdok se reunió el martes con el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, quien "elogió" su voluntad hacia las reformas e insistió en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Una de las prioridades de Hamdok, un economista, es pedirle a Estados Unidos que elimine a Jartum de su lista negra, lo que impide la inversión extranjera.

Este miércoles, el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, David Hale, número tres en la diplomacia estadounidense, "felicitó al primer ministro Hamdok" y "expresó el inquebrantable apoyo de Estados Unidos a la transición democrática de Sudán", según otro comunicado.

Le pidió también que terminara de establecer las instituciones de transición. Y solicitó la ayuda de Jartum en el accidentado proceso de paz en el vecino Sudán del Sur, donde recientemente el gobierno estadounidense alzó el tono contra las partes enfrentadas que no han logrado reconciliarse.

Tras un acuerdo alcanzado en agosto entre el ejército y los líderes de las manifestaciones que condujo a la salida de Omar al Bashir, un Consejo Soberano compuesto por civiles y soldados es responsable de garantizar la transición a un régimen civil.

El nuevo gobierno está comprometido desde varios frentes: reformas democráticas, un intento de paz con varios grupos rebeldes, pero también una recuperación de la economía ante una aguda crisis.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes