AFP internacional

Un agente de la policía egipcia vigila la plaza Tahrir, en El Cairo, el 25 de enero de 2017

(afp_tickers)

La policía de Egipto detuvo a un hombre sospechoso de estar implicado en los dos mortíferos atentados perpetrados contra iglesias coptas el pasado 9 de abril, informó este martes un responsable policial.

Aquel día, 45 personas murieron en dos atentados suicidas contra dos iglesias de Alejandría y Tanta, en el norte de Egipto, reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El Ministerio del Interior había publicado la semana pasada una lista de 19 personas acusadas de pertenecer a una "célula terrorista" responsable de estos atentados, y anunció el arresto de tres de ellas.

La policía detuvo a una cuarta persona, Aly Mahmud Mohamed Hasan, en la provincia de Qena, unos 650 kilómetros al sur de El Cairo, indicó este martes un responsable policial.

Fue arrestado gracias a la información aportada por un ciudadano, que dio cuenta de su presencia en casa de un familiar habitante de esa provincia, según el responsable.

Los dos kamikazes que llevaron a cabo los atentados también eran oriundos de la provincia de Qena.

El Ministerio ofreció una recompensa de 500.000 libras (26.000 euros) a todo aquel que ofrezca informaciones útiles para arrestar a cualquier miembro de la célula.

Un hombre también llamado Aly Mahmud Mohamed Hasan fue detenido por error la semana pasada y luego fue liberado en la región del mar Rojo, a unos 450 kilómetros al este de El Cairo.

Los coptos, que representan alrededor del 10% de los 92 millones de egipcios, han sido atacados en varias ocasiones estos últimos meses.

En diciembre, un suicida del grupo EI se inmoló en una iglesia de El Cairo y mató a 29 personas. Después, el grupo yihadista amenazó con multiplicar los ataques contra esta comunidad.

Los atentados del 9 de abril llevaron al presidente, Abdel Fatah al Sisi, a instaurar el estado de emergencia.

Los hechos ocurrieron semanas antes de la primera visita del papa católico, Francisco, a Egipto, el 28 y 29 de abril, mantenida a pesar de los ataques.

AFP

 AFP internacional