Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un reproductor y grabador de videocasetes VHS, fotografiado este viernes 22 de julio en Tokio

(afp_tickers)

La videograbadora VCR va camino de terminar como los disquetes para ordenador, los cartuchos de ocho pistas y los carretes de fotos, tras anunciar este viernes su último fabricante, la compañía japonesa Funai Electric, de que dejará de hacer el aparato.

La compañía justificó su decisión por la fuerte caída de las ventas y dejará de fabricar a finales de este mes sus videograbadoras VHS en su planta de China.

"Una compañía que estaba fabricando componentes para nosotros nos dijo que era muy difícil seguir fabricándolos con un nivel tan bajo de ventas y decidieron detener lo producción, lo que nos llevó a tomar nuestra decisión", dijo el viernes un portavoz de la compañía.

"Somos los únicos que seguimos fabricando videograbadoras después de la retirada del mercado de Panasonic en 2012", precisó un portavoz.

Funai había llegado a vender 15 millones de VHS al año, una cifra que en 2015 sólo fue de 750.000. En los últimos años, la compañía vendía la mayoría de sus VHS en América del Norte, algunos con la marca Sanyo.

La demanda proviene principalmente de consumidores que tienen grandes colecciones de cintas de vídeo que solo pueden ser reproducidas en VCR. Una encuesta de hace unos años dirigida por Gallup revelaba que el 58% de los estadounidenses todavía tenía un VCR en casa.

Las videograbadoras se hicieron inmensamente populares en las décadas de 1970 y 1980, pero fueron sustituidas progresivamente por los DVD o los servicios de 'streaming'. Tras la decisión de Panasonic hace unos años de dejar de fabricar VHS, Funai era la última compañía que los producía.

La empresa ha recibido multitud de llamadas de propietarios japoneses de cintas VCR que todavía no han copiado sus grabaciones de bodas u otros acontecimiento especiales a otros formatos, agregó el portavoz.

Quizá Japón tenga reputación de estar a la última en tecnología por sus aparatos y sus robots futuristas, pero mucha gente sigue optando por viejos aparatos en su vida diaria, como el fax o los teléfonos móviles con tapa.

Las cintas de casete todavía son populares y las cadenas de alquiler de DVD siguen presentes en las ciudades japonesas.

Sony había abandonado a su vez en 2002 la producción de grabadoras Betamax y el año pasado anunció que dejaría de fabricar las cintas de este sistema, rival del VHS, desarrollado por otro fabricante de electrónica japonés que acabó formando parte de JVC años después.

Con todo, también el VHS acabó perdiendo la batalla a medida que las cintas de vídeo fueron remplazadas por otros formatos digitales, como el DVD, que, al final, también está siendo sustituido por la tecnología de emisión en continuo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP