Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un joven hace campaña por la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea el 21 de junio de 2016 en Londres

(afp_tickers)

Una salida de Reino Unido de la Unión Europea pondría a ambas partes ante una situación inédita y les obligaría a construir una nueva relación llena de incertidumbres después de más de 40 años de matrimonio.

A continuación, un resumen de los temas que estarán sobre la mesa de negociaciones si los británicos optan por un 'brexit' el 23 de junio.

- ¿Qué hará la UE el 24? -

La UE se pondrá manos a la obra inmediatamente al día siguiente del referéndum. El viernes por la mañana ya está programada una reunión en Bruselas entre los presidentes de la Comisión, Jean-Claude Juncker; del Consejo Europeo, Donald Tusk; y del Parlamento, Martin Schulz.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, cuyo país ocupa la presidencia rotatoria del Consejo de la UE (reunión de los Estados miembros), estará igualmente presente.

En los días siguientes, está prevista también una sesión plenaria extraordinaria del Parlamento Europeo, mientras que una cumbre de dirigentes de los países del bloque está programada para el 28 y el 29 de junio en Bruselas.

- ¿Cuál es el marco jurídico? -

Un proceso de retirada de la UE está previsto en los tratados. Se trata de la "cláusula de retirada" (artículo 50), introducida por el Tratado de Lisboa (2009). Esta cláusula define las modalidades de una salida voluntaria y unilateral, un derecho que no necesita ninguna justificación

Una vez esté tomada la decisión, Londres debería negociar un "acuerdo de retirada", acordado en nombre de la Unión por el Consejo de la UE (que reúne a los 28 Estados miembros) por una mayoría cualificada, después de ser aprobado por el Parlamento.

Los tratados europeos dejarían de aplicarse en Reino Unido a partir de la fecha de entrada en vigor de este "acuerdo de retirada". O dos años después de la notificación de la retirada, si no se ha alcanzado ningún acuerdo en este intervalo de tiempo. La UE y Londres podrían sin embargo decidir, de común acuerdo, una prórroga de esta periodo.

- ¿'Diez años de incertidumbre'? -

Aunque existe el proceso de divorcio, nunca se ha utilizado hasta ahora. De ahí los muchos interrogantes sobre las negociaciones indispensables para definir una nueva relación si gana el 'brexit', después de cuatro décadas de unión entre Reino Unido y el resto de la UE.

¿Deberá resolverse la nueva relación desde el acuerdo de retirada? o ¿harán falta dos negociaciones separadas? La segunda opción parece la más probable. Londres debería también modificar su legislación nacional para reemplazar la multitud de textos derivados de su participación en la UE, como en el ámbito de los servicios financieros.

"Es probable que esto lleve mucho tiempo, primero para negociar nuestra salida de la UE, después nuestros futuros acuerdos con la UE, y finalmente nuestros acuerdos comerciales con los países fuera de la UE", señaló el Gobierno británico en un estudio enviado al Parlamento en febrero.

En el estudio, el Ejecutivo británico hablaba de "hasta una década de incertidumbre" que pesaría sobre los mercados financieros o incluso sobre el valor de la libra.

"Todo estaría concluido a finales de 2019", aseguró Chris Grayling, un ministro británico euroescéptico.

Donald Tusk, por su parte, evocó un proceso de divorcio de siete años.

- ¿Qué modelo: el noruego o el suizo? -

La hipótesis más simple sería que Reino Unido se una a Islandia o Noruega como miembro del Espacio Económico Europeo (EEE), lo que le daría un acceso al mercado interior. Pero Londres debería entonces respetar las reglas vinculantes de este mercado, sin participar en su elaboración, y debería aportar una fuerte contribución financiera.

Otro posible escenario sería seguir el ejemplo de Suiza. Pero "es poco plausible que Reino Unido quiera tomar este camino", consideró el exjurista jefe del Consejo de la UE, Jean-Claude Piris, actualmente asesor.

En un estudio sobre los escenarios de un 'brexit', pone de relieve que Suiza concluyó más de cien acuerdos sectoriales con la UE, excluyendo los servicios, y que la Unión se siente actualmente insatisfecha de su relación con Berna.

Entre las demás opciones, se perfilan la firma de un acuerdo de libre cambio con la UE o una unión aduanera como con Turquía. En caso de ausencia de acuerdo, Reino Unido "se convertiría simplemente, a partir de la fecha de su retirada, en un país exterior a la UE, como Estados Unidos o China", observó Piris.

Cualquiera que sea el escenario, solo hay una alternativa para Londres, analizó. O bien se convierte en "una especie de satélite de la UE" o se enfrenta a "mayores barreras entre su economía y su principal mercado".

- ¿Cuál es el impacto para los británicos en la UE? -

Londres debería negociar cuál sería el futuro estatus para sus dos millones de ciudadanos que viven o trabajan en la UE. Sus derechos de jubilación o su acceso a los servicios de salud en los otros 27 países de la Unión se verían en entredicho.

"Los ciudadanos de Reino Unido que residen en el extranjero, entre ellos los que se han jubilado en España, no podrían dar por hecho que estos derechos serán garantizados", apuntó el Gobierno británico en su estudio.

Y cada derecho que fuese negociado a favor de los británicos en los países de la UE debería hacerse con la condición de reciprocidad para los ciudadanos de la UE que residen en Reino Unido, destacó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP