Al llegar a un poderoso reino budista hace más de tres siglos, misioneros europeos construyeron una iglesia a orillas de un río, el lugar de nacimiento de una comunidad católica en Tailandia que espera ansiosamente la llegada del papa Francisco el miércoles.

Situada a aproximadamente una hora desde Bangkok, Ayutthaya es ahora una ciudad tranquila, con ruinas budistas y mochileros, pero en el pasado era una ciudad vibrante y cosmopolita vista como un punto de encuentro diplomático entre el este y el oeste.

Eso hizo posible que Roma estableciera la "Misión de Siam" hace 350 años, en un momento en que el trabajo misionero en Asia era peligroso y era visto con profunda desconfianza.

"Esta iglesia es considerada el corazón del catolicismo en Tailandia", dijo el padre Tweesak Kitcharoen después de una misa.

Una misión católica en un mar de templos budistas, la misión sobrevivió a las dificultades, la hostilidad ocasional y la guerra.

La iglesia original fue construida alrededor de 1666, según Tweesak, pero era considerada demasiado pequeña. Una segunda construcción fue incendiada cuando tropas de Birmania saquearon la ciudad en 1767, y fue reconstruida dos veces más.

La comunidad católica se mantuvo allí incluso después de que la capital fuera trasladada a Bangkok a fines del siglo XVIII.

Cantando himnos en tailandés y arrodillándose en oración, los más o menos 100 fieles que asisten a los servicios dominicales en la iglesia de San José son parte de la comunidad católica de 380.000 personas en Tailandia, aproximadamente el 0,5% de la población.

Están entusiasmados en previsión de la primera visita de Francisco, que tiene como objetivo conmemorar el aniversario y resaltar la armonía religiosa.

"Solo lo he visto en la televisión y no puedo creer que finalmente tenga la oportunidad de conocerlo", dijo Prathuang Boonkong, de 62 años, quien planea asistir a una misa en el estadio dirigida por el Papa.

- Modelo a seguir -

La iglesia, que está pintada de amarillo, está orgullosa de su papel histórico en la difusión de la fe.

En un jardín aledaño incluso se ha erigido un modelo del barco que trajo a los misioneros desde Europa.

Una estatua muestra al obispo Pierre Lambert de la Motte, quien se cree que solicitó el terreno al rey Narai.

Los recién llegados encontraron cierta hostilidad inicial por parte de los residentes locales, quienes luego asociarían el catolicismo con los esfuerzos coloniales franceses en el sudeste asiático.

Pero no enfrentaron el mismo rechazo que en Japón, la siguiente parada en el itinerario de Francisco después de Tailandia.

Allí los misioneros fueron expulsados y los adherentes locales obligados a renunciar a la fe.

En un mensaje a casa desde Tailandia, de la Motte escribió que "nunca había visto ninguna tierra" con diferentes religiones viviendo en tal armonía, dijo el historiador local Puttipong Puttansri.

Antes de su viaje, Francisco envió un mensaje en video al pueblo tailandés en el que dijo que esperaba "fortalecer los lazos de amistad" con los budistas.

Durante su visita el Papa se encontrará con el rey, el primer ministro y el patriarca supremo de la mayoritaria comunidad budista.

La visita ha despertado la emoción entre los fieles, que no han tenido la visita de un pontífice desde el fallecido papa Juan Pablo II en 1984.

Muchos asistirán al menos a una de sus dos misas, mientras que otros podrán ver transmisiones en vivo de los eventos.

Francis es un "modelo a seguir" para Kaiwut Patthamasuthian, un joven de 25 años que asiste a la iglesia de San José. "No solo nos enseña, sino que también nos muestra cómo vive su vida de una manera humilde", dijo.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes