El funcionario policial francés que mató a cuchilladas a cuatro colegas suyos en París tenía "una visión radical del islam" y estaba en contacto con individuos del "movimiento islamista salafista", informó el sábado el fiscal antiterrorista encargado del caso.

Describiendo casi minuto a minuto el periplo letal que el jueves dejó cuatro muertos y que le costó la vida al atacante, Jean-François Ricard esbozó el retrato del agresor en una rueda de prensa.

El informático, de 45 años y empleado en el servicio técnico de la Dirección de Inteligencia de la Prefectura de la Policía (DRPP) desde 2003, al parecer tenía "una visión radical del islam".

Convertido hace una "decena de años", Mickaël Harpon estaba en contacto "con varios individuos susceptibles de pertenecer al movimiento islamista salafista", afirmó Ricard.

Las investigaciones preliminares revelaron que el hombre había aprobado "algunos abusos cometidos en nombre de esa religión" y expresado "su deseo de interrumpir ciertos contactos con mujeres".

Además, la investigación puso al descubierto "su justificación" del ataque contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo en 2015, así como "su cambio de vestimenta desde hace algunos meses", precisó el fiscal.

El atacante no tenía antecedentes penales pero había sido investigado en el marco de un proceso por violencia conyugal en 2009, y renunció a llevar "cualquier atuendo occidental para vestir una indumentaria tradicional para ir a la mezquita", indicó.

Unas señales alarmantes que, sin embargo, parecieron pasar desapercibidas en la investigación supuestamente exhaustiva a la que se suele someter a los agentes que tienen acceso al "secreto de defensa".

El estudio de su celular también acreditó la premeditación de un acto violento. Se trataría de "33 SMS" intercambiados la mañana de la tragedia, con su esposa, cuya detención fue prolongada el viernes.

"Durante esta conversación, el autor de los hechos realizó declaraciones con una connotación exclusivamente religiosa que terminaban con estas dos expresiones: 'Allahu akbar' y luego 'sigue a nuestro amado profeta, Mahoma, y medita el Corán'", explicó el fiscal.

Según testigos de su entorno, el autor habría hecho "declaraciones similares durante la noche", indicó asimismo el responsable, que detalló el periplo mortal de "siete minutos" que llevó a cabo el autor, sordo, con una "violencia inusitada".

- "Fallos" -

La misma mañana del ataque, el asaltante compró dos cuchillos, uno "de cocina metálico" de 33 centímetros y uno "para ostras", que llevaba escondidos. Con esos cuchillos mató, entre las 10H53 y las 11H00 GMT, a dos policías y un agente administrativo de su servicio.

Luego mató a una policía e hirió a una empleada de recursos humanos y a otro funcionario, antes de ser abatido por un policía en el patio de la prefectura, situada en el centro histórico de la capital.

El viernes, al cabo de 24 horas de investigación, la fiscalía antiterrorista se hizo cargo del caso por sospechas de "asesinato e intento de asesinato contra una autoridad pública en relación con una empresa terrorista" y de "asociación de malhechores terrorista criminal".

Desde entonces, la derecha y la ultraderecha han criticado duramente al Gobierno y han reclamado que se ponga en marcha una comisión de investigación en la Asamblea Nacional para "arrojar luz" sobre esos "fallos".

Varios diputados del partido Los Republicanos (conservador) exigieron la dimisión del ministro de Interior, Christophe Castaner, quien poco después del ataque había afirmado que el empleado "nunca había presentado problemas de conducta" ni "la menor señal de alerta".

No obstante, el primer ministro, Edouard Philippe, afirmó el sábado por la noche en una entrevista que tenía "total confianza en Christophe Castaner" pero anunció la apertura de dos misiones de evaluación de los agentes de la lucha antiterrorista.

"Es difícilmente explicable que pasara bajo los radares de la DRPP", un servicio que, entre sus misiones, tiene la de luchar contra el terrorismo, apuntó una fuente policial.

Aún así, el jefe de la policía de París Didier Lallement recalcó que las condiciones de seguridad dentro de la jefatura de la policía "son absolutas" y que no "se cuestionan".

El martes por la mañana se celebrará un homenaje a las víctimas del ataque en la prefectura de la policía en presencia del presidente, Emmanuel Macron, anunció el Elíseo este sábado.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes