Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente ejecutivo de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, anuncia los resultados del año 2016 de la entidad, el 2 de febrero de 2017 en rueda de prensa en Barcelona

(afp_tickers)

El banco español CaixaBank asumió el control del portugués BPI, del que ya tenía la mayoría de acciones, al aumentar su porcentaje de capital al 84,5%, anunció el miércoles la autoridad bursátil de Lisboa.

El banco español logró coronar con éxito su oferta pública de adquisición (OPA) presentada en abril pasado, y según su comunicado oficial, con esta operación pasa a ser el líder del sector bancario ibérico.

La oferta de CaixaBank, que ya disponía del 45,5% de BPI, valorizaba al cuarto banco portugués en 1.630 millones de euros.

El 39% adquirido mediante esta OPA representó un desembolso de 644,5 millones de euros para la entidad española, la tercera del país.

"Ambas entidades sumarán 564.262 millones de euros en volumen de negocio (créditos y recursos de clientes) y contarán con una cuota de mercado conjunta en la Península Ibérica superior al 20% en productos de ahorro a largo plazo (seguros y pensiones), del 18% en fondos de inversión, del 14% en créditos y del 13% en depósitos" detalló el comunicado.

Según los medios de prensa económicos portugueses, la mujer de negocios angoleña Isabel dos Santos, hasta ahora la segunda accionista de BPI y que se opuso durante largo tiempo a los intentos de compra de CaixaBank, acabó finalmente cediendo su parte del 18,6% durante la OPA lanzada en abril por el banco español.

CaixaBank presentó su oferta tras el fracaso de las negociaciones con Dos Santos, que es la hija mayor del presidente angoleño José Eduardo dos Santos, sobre cómo reducir el peso de la deuda pública angoleña en el pasivo del BPI.

El Banco Central Europeo (BCE) considera que el BPI había invertido demasiado en esa deuda pública del país africano. El pulso entre CaixaBank y la mujer de negocios terminó cuando los accionistas del banco portugués aceptaron suprimir una regla que limitaba sus derechos de voto al 20%, como reclamaba CaixaBank.

En contrapartida, Isabel dos Santos pudo asumir el control de BFA, la filial angoleña de BPI, a través del operador de telecomunicaciones angoleño Unitel.

“Agradecemos a los accionistas que han aceptado nuestra oferta y damos la bienvenida a aquellos que han decidido acompañarnos en esta apasionante etapa que iniciamos en BPI, una entidad sólida y bien gestionada", reaccionó Jordi Gual, presidente de CaixaBank.

Con 38.000 millones de euros en activos a finales de diciembre, BPI obtuvo en 2016 un beneficio neto de 313,2 millones de euros, un alza del 32,5%.

Por su parte CaixaBank logró aumentar sus beneficios un 29% el año pasado, hasta superar los 1.000 millones de euros.

El banco español, que ya ha propuesto los primeros cambios en la jefatura del BPI, advirtió en enero que pensaba suprimir 900 empleos en BPI en los próximos tres años como parte de las sinergias de la fusión.

A finales del pasado mes de septiembre, BPI contaba con 8.418 colaboradores en todo el mundo, de los cuales 5.757 en Portugal. El banco dispone de 735 sucursales, 545 de ellas en Portugal.

AFP