Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Exterior de la Ciudad Financiera del banco Santander, en la localidad madrileña de Boadilla del Monte, en junio de 2016

(afp_tickers)

El primer banco español, Santander, publicó este miércoles un beneficio neto de 6.619 millones de euros en 2017, un 7% más que el año anterior, gracias al dinamismo de Brasil y pese al retroceso en Reino Unido.

El resultado del primer banco de la zona euro por capitalización bursátil se acerca a lo que preveían los analistas interrogados por el proveedor de información financiera Factset, que esperaban en promedio unos 6.700 millones de euros.

El margen de intereses, equivalente al volumen de negocios, creció por su lado un 10,3%, hasta los 34.296 millones de euros.

En ese sentido, el banco afirma que "ha cumplido con todos sus compromisos estratégicos para 2017 y confía en cumplir con todos sus objetivos para 2018".

El crecimiento del beneficio se vio propiciado por Brasil, donde las ganancias crecieron un 42% (34% a tipo de cambio constante) y América Latina en General (Chile +14%, México +13%).

En cambio, los beneficios cayeron en Reino Unido (-9%), afectado por la devaluación de la libra a causa del Brexit, y en Estados Unidos (-8%), "debido, en parte, al impacto de los huracanes en Dallas, Florida y Puerto Rico".

En el conjunto del año, Brasil consolida su posición de primer proveedor de beneficios, conquistada en 2016, con un 26% del total, frente a un 16% del Reino Unido, que durante mucho tiempo fue el primer mercado pero acusa ahora los temores vinculados al Brexit. España aportó un 15% de los beneficios.

En el cuarto trimestre, sin embargo, el beneficio neto retrocedió un 4%, quedando en 1.542 millones de euros, después de provisionar 752 millones de euros, a causa de "la revisión del valor de la participación del Grupo en Santander Consumer USA", su filial estadounidense.

- Un 2017 marcado por la compra del Popular -

En el conjunto de 2017, Santander encajó cerca de 1.300 millones de euros de costes excepcionales. Además de las provisiones en Estados Unidos, la integración del Banco Popular, adquirido en junio, costó 300 millones de euros.

El ratio de fondos propios, que mide la solidez financiera del banco, mejoró a 10,84%, frente a 10,5% a fines de diciembre de 2016.

Por otro lado, el porcentaje de créditos de dudoso cobro aumentó ligeramente, a 4,08% frente a 3,93% un año antes.

Igualmente, el número de clientes que tienen su cuenta principal en el Santander, un segmento muy importante para la entidad, aumentó un 13%, a 17,3 millones, sin incluir el Popular.

El año 2017 estuvo marcado por la adquisición en urgencia del Banco Popular, por entonces la sexta entidad bancaria española, que el Santander absorbió por un euro simbólico la madrugada del 7 de junio.

La operación se activó en cuestión de horas, cuando el Banco Popular estaba al borde de la quiebra y sin liquidez para abrir sus sucursales. La fusión se produjo en el marco del nuevo mecanismo de intervención del Banco Central Europeo (BCE), que evitó tener que recurrir a un rescate con dinero público.

Para reforzar su solidez financiera después de esa adquisición, Santander hizo en julio una ampliación de capital de 7.000 millones de euros.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP