Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente ejecutivo de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, sonríe durante la presentación de los resultados del banco en 2015, el 1 de febrero de 2016 en Madrid

(afp_tickers)

Bankia, cuarto banco de España, anunció este lunes una caída del 22,7% de su beneficio neto en 2016, a 804 millones de euros, por el impacto de la venta de una filial en Florida, unas provisiones extraordinarias y las bajas tasas de interés.

El beneficio neto de la entidad fue de 804 millones de euros (860 millones de dólares), bastante inferior a lo previsto por los analistas consultados por el servicio de información financiera Factset, que apuntaban de media a 855 millones de euros.

Durante 2016, el banco sufrió por la desconsolidación del City National Bank of Florida (CNB), que vendió en octubre de 2015 con unas pérdidas de 72 millones de euros.

La caída en el beneficio neto habría sido "del 8,4% sin la aportación del City National Bank of Florida el pasado año, que fue de 164 millones", explicó el banco en un comunicado.

El producto neto bancario, equivalente al volumen de negocios, cayó un 21,6%, a unos 2.150 millones de euros.

Además del impacto del CNB, Bankia explicó que se vio perjudicado en "el entorno de tipos de interés negativos registrado durante la práctica totalidad del año", así como por la provisión de 114 millones de euros para hacer frente al eventual reembolso tras las decisiones de la justicia sobre las 'cláusulas suelo'.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea condenó a finales de diciembre a los bancos españoles que utilizaron las llamadas 'cláusulas suelo' (tasas de interés abusivas para los créditos hipotecarios) a reembolsar a sus clientes el dinero obtenido con ello. El monto total ronda los 4.000 millones de euros.

Estas cláusulas, aplicadas en los préstamos hipotecarios de interés variable, impedían que la tasa de interés descendiera por debajo de un cierto límite, aunque las tasas reales del mercado siguieran bajando.

Los bancos obtenían así más rendimiento del que debían sin que sus clientes lo supieran, en ocasiones, dada la opacidad de los contratos.

Bankia también se vio perjudicada por la depreciación de los títulos de la SAREB (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria), el 'banco malo' creado para liquidar los activos inmobiliarios basura de los bancos que recibieron ayudas públicas en el rescate europeo al sector bancario español, en 2012.

El banco redujo la proporción de créditos morosos al 9,8%, contra el 10,8% de finales de 2015. También mejoró su tasa de fondos propios, que mide su solidez financiera: pasó a un 13,02%, frente al 12,26% de finales de 2015.

Bankia estima confortable su solvencia, lo que le permite anunciar un alza del 5% del dividendo para los accionistas. El Estado español cobraría así unos 209 millones de euros.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP