Navigation

El candidato de Hungría a comisario europeo se dice independiente de Orban

El húngaro Oliver Varhelyi, en su audiencia en el Parlamento Europeo, en Bruselas, sobre su candidatura a comisario de Ampliación, el 14 de noviembre de 2019 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 14 noviembre 2019 - 12:06
(AFP)

El candidato húngaro a la Comisión Europea aseguró este jueves que no cederá a la influencia del primer ministro nacionalista Viktor Orban, unas declaraciones con las que busca disipar los temores sobre los estrechos vínculos de Budapest con Rusia y Turquía.

Oliver Varhelyi, embajador húngaro ante la Unión Europea (UE), aseguró durante su examen ante la Eurocámara que actuaría de forma independiente si los eurodiputados lo confirman como próximo comisario responsable de las negociaciones de adhesión con los países candidatos al bloque.

La ampliación se ha convertido en una cuestión polémica en la UE, después que el mandatario francés, Emmanuel Macron, bloqueara el visto bueno a iniciar negociaciones de adhesión con Albania y Macedonia del Norte durante la pasada cumbre de octubre y abogara por un nuevo enfoque.

Durante su intervención, Varhelyi abogó no obstante por aprobar el inicio, postergado desde hace meses, de esas negociaciones con Skopie y Tirana antes de la cumbre de mandatarios de la UE y de los Balcanes occidentales prevista en mayo en Zagreb.

Los eurodiputados preguntaron al candidato a comisario sobre un discurso de Orban el mes pasado en el que el primer ministro dijo a los líderes de Turquía y Azerbaiyán que si Hungría obtenía la cartera de Ampliación, estaría "encantada de estar a su disposición".

Varhelyi insistió en que no aceptará órdenes del gobierno de Orban, sumido en un pulso con las instituciones europeas por cuestiones sobre el Estado de derecho. "No aceptaré instrucciones de ningún gobierno ni de ninguna institución (...) Seguiré la línea de la UE", aseguró.

De confirmarse la candidatura del húngaro, así como la de otros dos países -Francia y Rumanía- que se vieron obligados a presentar a nuevos aspirantes, se allanaría el camino para la entrada en vigor de la futura Comisión Europea de Ursula von der Leyen el 1 de diciembre.

El último país de los Balcanes occidentales en convertirse en miembro del bloque fue Croacia en 2013, nueve años después de Eslovenia. Serbia y Montenegro negocian con la UE desde 2014 y 2012, respectivamente, y Macedonia del Norte y Albania esperan el visto bueno para empezar.

Por su parte, Ankara negocia su adhesión desde 2005, pero las conversaciones están congeladas a medida que crece la preocupación en el bloque por la erosión de los derechos en la Turquía del presidente Recep Tayyip Erdogan.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.