Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

François Fillon, durante un acto de campaña el jueves 2 de marzo en Nimes, al sureste de Francia

(afp_tickers)

El candidato conservador a la presidencia en Francia François Fillon, abandonado por una parte creciente de sus aliados por su implicación en un escándalo de empleos ficticios, llamó el viernes a sus partidarios a "resistir", pese a las presiones para que se retire en favor de Alain Juppé.

"No os dejéis intimidar, no dejéis que nadie os prive de vuestra elección, os pido que resistáis y aún más, os invito a avanzar", lanzó François Fillon en un vídeo difundido en Twitter, donde pide a sus partidarios que sean "numerosos" en el mitin que ofrecerá el domingo en París.

Su éxito -o su fracaso- permitirán medir su capacidad de movilización, y muchos consideran esa cita como la prueba definitiva para el líder conservador. El mismo día habrá una contramanifestación en la capital para pedir "el respeto al pueblo, la justicia y la prensa".

El partido de centroderecha UDI, que había "suspendido" el miércoles su participación en la campaña de Fillon, pidió "solemnemente" un cambio de candidato para evitar "un fracaso seguro".

Quien se perfila como su sustituto es el ex primer ministro Alain Juppé, de 71 años. Juppé, que perdió en la segunda vuelta de las primarias de la derecha y el centro, "no se escabullirá" si se cumplen varias condiciones: que François Fillon se retire por iniciativa propia y que su familia política, Los Republicanos, "lo respalden de forma unánime", afirmó una persona de su entorno.

"Alain Juppé no es un golpista, jamás expulsará a Fillon y no está tramando ningún complot", indicó la misma fuente.

Desde que anunció el miércoles su probable imputación en el caso de los empleos supuestamente ficticios de su esposa, Penelope, Fillon ha visto como decenas de aliados le retiraban el apoyo y varias voces de su partido le pedían que se retirara de la carrera electoral.

Su portavoz, Thierry Solère anunció su dimisión en Twitter este viernes, poco antes de que lo hiciera Patrick Stefanini, director de campaña de Fillon.

"No puede ser candidato porque ya no puede hacer una campaña de fondo para defender ideas y un ideal republicano y democrático", declaró este viernes otro ex primer ministro, el conservador Dominique de Villepin.

- Lealtad -

Juppé había descartado hasta el momento la posibilidad de sustituir a Fillon como candidato, alegando una obligación de "lealtad" hacia el vencedor de las primarias.

Según el diario francés Le Parisien, el expresidente Nicolas Sarkozy, que hasta ahora se oponía a una candidatura liderada por Juppé, habría dado ahora su visto bueno a esa opción.

La presión judicial ha ido creciendo en torno a Fillon después de que la policía registrara el jueves su domicilio en el marco de la investigación sobre los sueldos percibidos por su esposa y sus dos hijos como asistentes parlamentarios.

Fillon, convocado por la justicia el próximo 15 de marzo, volvió a demostrar el jueves en un mitin su intención de seguir con la campaña. Los otros aspirantes al Elíseo denuncian un caso que parasita la campaña presidencial: el socialista Benoît Hamon evocaba una "saturación del debate democrático".

"Es muy respetable el hecho de que sea un combatiente determinado, pero sólo combate para sí mismo. No (...) a favor de los valores de Francia", insistió Villepin.

El diario Libération, que lleva la cuenta de quienes le han retirado su apoyo, sumaba el viernes por la noche más de un centenar de aliados perdidos desde el miércoles.

El candidato conservador, exfavorito en los sondeos, llega ahora en el tercer puesto en intenciones de voto por detrás de la ultraderechista Marine Le Pen y el centrista Emmanuel Macron.

Según una encuesta publicado este viernes, Juppé encabezaría las intenciones de voto en la primera vuelta si fuera el candidato de Los Republicanos.

Pero el tiempo apremia para encontrar una solución alternativa a Fillon, ya que los candidatos tienen hasta el 17 de marzo para conseguir los 500 apoyos de representantes locales necesarios para participar en las elecciones.

Mientras, Marine Le Pen, inmersa en otro escándalo de presuntos empleos ficticios, en su caso en el Parlamento Europeo, fue convocada por la justicia en la tarde del viernes con la posibilidad de acabar imputada.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP