El aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020 a 2021 necesita "sacrificios y compromisos". Un día después de la histórica decisión de retrasar un año el evento por la pandemia del nuevo coronavirus, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, dijo que la tarea no será sencilla.

La presión de deportistas y federaciones hizo que la opción del aplazamiento fuera la única posible y el COI tuvo que renunciar a sus planes iniciales de mantener los Juegos del 24 de julio al 9 de agosto. Para el reto de trasladar la competición a 2021, Bach advirtió en una conferencia de prensa telefónica con 400 medios que necesita la colaboración de todos, incluidos los patrocinadores, además de los actores puramente deportivos.

Desde la creación de los Juegos Olímpicos de la era moderna, en Atenas en 1896 en Atenas con el impulso del barón francés Pierre de Coubertin, nunca este evento deportivo mundial había tenido que ser aplazado. Su celebración únicamente se vio impedida por las dos guerras mundiales del siglo XX, que provocaron la cancelación definitiva de las citas de 1916, 1940 y 1944.

Ante la amenaza inédita del nuevo coronavirus que se propaga por el mundo, con miles de fallecidos y millones de personas confinadas, Bach reconoció este miércoles que el escenario de una cancelación directa había estado "sobre la mesa" como una de las opciones.

- La anulación "se estudió" -

"Por supuesto que la cuestión de una anulación fue debatida y estudiada, pero estuvo muy claro desde el principio que la anulación de los Juegos no fue nunca una prioridad, ya que nuestra misión era organizarlos y hacer posible el sueño de los atletas", subrayó Bach.

Pero aplazar "el evento deportivo más complicado de organizar del mundo" va a constituir un enorme rompecabezas y "un reto", según Bach, que tendrá que enfrentarse a un calendario internacional ya sobrecargado.

La UEFA y la Conmebol decidieron el martes de la pasada semana aplazar a 2021 la Eurocopa y la Copa América de fútbol, que tendrían lugar en junio y julio.

Dos Mundiales de primera línea están programados para mediados de 2021: el Mundial de atletismo (6-15 de agosto) en Eugene (Estados Unidos) y el de natación, programado en Fukuoka (Japón) del 16 de julio al 1 de agosto.

Ya el lunes, la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics, antes IAAF) indicó que había contactado ya con los organizadores estadounidenses para aplazar ese Mundial de 2021, con una buena predisposición.

Preguntado por la AFP el martes, un responsable de la Federación Internacional de Natación (FINA) aseguró igualmente que aplazar su Mundial "no sería un problema".

- Diálogo con 33 federaciones -

Los Juegos Olímpicos de Tokio van a reunir a 33 federaciones (los 28 deportes habituales más 5 nuevos, el surf, el kárate, la escalada, el skateboard y el béisbol/sóftbol), que también tenían campeonatos continentales o intercontinentales programadas.

Desde el jueves, el grupo de trabajo creado por el COI y bautizado como "Here We Go!" (¡Vamos allá!) va a organizar una conferencia telefónica con las federaciones.

En cuanto a las fechas posibles, Bach confirmó igualmente que "todas las opciones están sobre la mesa, antes y durante el verano (boreal) de 2021".

Pero según una fuente cercana al COI, la opción de los Juegos Olímpicos en 2021 en unas fechas parecidas a las previstas en 2020 "es la solución preferida del primer ministro japonés, Shinzo Abe".

Además, los dirigentes de algunos deportes de equipos (fútbol o básquetbol, principalmente) verían con malos ojos la competencia de unos Juegos Olímpicos en la primavera (boreal) de 2021, más todavía teniendo en cuenta los problemas que va a haber para terminar la temporada actual por el coronavirus.

- La cuestión de la Villa Olímpica -

Entre los problemas está también la cuestión de la Villa Olímpica, que debe acoger a 11.000 deportistas en apartamentos que en muchos casos ya tienen un comprador para el futuro.

Esos alojamientos debían ser rápidamente reacondicionados después de los Juegos de 2020 para dar lugar a 4.000 apartamentos en una zona codiciada de Tokio, algunos de ellos con un precio de venta de 170 millones de yenes (1,4 millones de euros al cambio actual).

Para Thomas Bach, la cuestión de la Villa Olímpica constituye "una de las miles de preguntas a las que habrá que responder".

"Todos los que se alojen en la Villa Olímpica saben lo que representa esa experiencia, se vive únicamente una vez", afirmó el dirigente alemán.

"Estamos en una situación sin precedentes y ante un desafío sin precedentes", concluyó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes