Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La líder de la minoría en la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (I) y el líder de la minoría en el Senado Harry Reid (D), hablan a la prensa sobre el acuerdo presupuestario en el Capitol, Washington DC, el 28 de octubre de 2015

(afp_tickers)

El Congreso de EEUU, de mayoría republicana, adoptó este viernes un acuerdo presupuestario para aumentar el techo de la deuda hasta 2017 y evitar así el riesgo de impago antes de la fecha límite del próximo martes.

La ley fue aprobada de madrugada por el Senado, la cámara alta del Congreso, un día después de un voto similar en la Cámara de Representantes. Ahora tendrá que ser promulgada por el presidente Barack Obama.

El texto es el fruto de un acuerdo negociado discretamente en las últimas semanas por la Casa Blanca y los líderes del Congreso, y que sólo pudo ser aprobado gracias a una coalición de demócratas y republicanos moderados. La mayoría de congresistas republicanos votaron en contra. "Es una alianza contra natura para disparar la deuda", lamentó el senador republicano Rand Paul, candidato a las primarias de su partido.

Para Obama y sus aliados demócratas el acuerdo es una victoria. "Establece dos años de financiamiento y debería ayudar a frenar el ciclo de parálisis y crisis artificiales que han debilitado nuestra economía", declaró el mandatario en un comunicado.

La ley aprobada de madrugada aumenta ligeramente los presupuestos de los años fiscales de 2016 y 2017 en relación a los techos establecidos en 2011, y por otra parte incrementa el techo de la deuda hasta el 15 de marzo de 2017, es decir dos meses después de la investidura del sucesor de Barack Obama.

Los líderes del Congreso habían prometido encontrar un compromiso antes de la fecha límite fijada, el próximo martes, para no poner en riesgo la economía estadounidense. El acuerdo pone fin a cinco años de un diálogo que parecía imposible entre el presidente Obama, que tiene derecho de veto, y los republicanos. Este enfrentamiento ha hecho disminuir el déficit público de Estados Unidos a su nivel más bajo en ocho años, hasta el 2,5% del PIB en 2015.

Sin embargo la obstinación de los republicanos, presionados por su ala más conservadora, llevó al país al bordo del impago en 2011 y 2013, hasta que el Congreso decidió en el último minuto aumentar el techo de la deuda.

AFP