Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un soldado patrulla durante el funeral de Welly Nzitonda, hijo del defensor de los derechos humanos, Pierre-Claver Mbonimpa, el 10 de noviembre de 2015 en Bujumbura, Burundi

(afp_tickers)

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU decidió este jueves enviar "con urgencia" investigadores a Burundi, ante los actos de violencia que se han registrado y el riesgo de "guerra civil" en ese país africano.

El Consejo, con sede en Ginebra, decidió, sin votación, solicitar al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUR), Zeid Ra'ad al Husein, "organizar y mandar in situ con urgencia una misión de expertos independientes".

Al abrirse una reunión extraordinaria del Consejo, el Alto Comisionado afirmó que Burundi estaba en el "umbral de la guerra civil".

Adama Dieng, asesor especial de la ONU para la prevención del genocidio, advirtió que Burundi "parece estar al borde de un aumento de la violencia que podría desembocar en crímenes atroces".

La Unión Africana (UA) urgió este jueves a poner fin a la violencia en Burundi y advirtió que no toleraría un nuevo genocidio en el continente, refiriéndose al que tuvo lugar en Ruanda en 1994.

AFP