Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un combatiente del Consejo Militar Siriaco, una pequeña minoría cristiana que combate contra el grupo Estado Islámico junto a las Fuerzas Democráticas Sirias, muestra su tatuaje en Al Rumaniya, a las afueras del oeste de Raqa, el 27 de junio de 2017

(afp_tickers)

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) se encontraba este jueves por completo rodeado por un cerco en su plaza fuerte de Siria, Raqa, lo que significa un nuevo revés para esta organización tan temida, que pierde terreno al tiempo que sus recursos económicos se agotan.

En esta jornada, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) apoyadas por Estados Unidos, cerraron la última vía de escape utilizada por el EI para huir de su bastión, objeto de una amplia ofensiva, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Este anuncio tuvo lugar a tres años exactos de la proclamación por parte del grupo yihadista del "califato islámico" en los territorios que controlaba en Siria e Irak.

Según el OSDH, los combatientes de las FDS, una alianza kurdo-árabe, tomaron un territorio en la ribera sur del río Éufrates, cortando así la última vía que los yihadistas solían usar para "escapar de Raqa".

"De ese modo han cortado la última vía que el EI usaba para retirarse de Raqa hacia territorios que aún controlan en el desierto sirio y en la provincia de Deir Ezzor", según el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Con la ofensiva militar de este jueves, "las FDS han logrado rodear totalmente a Raqa", aseguró el responsable.

Este cerco, además, fue posible gracias a la captura por parte de las FDS de las aldeas de Kasrat Afnan y Kassab, en la ribera meridional del río, según la fuente.

Las FDS, apoyadas por los bombardeos aéreos de la coalición que lidera Estados Unidos, además de brindarles consejeros, armas y equipamientos, han tardado meses en controlar los territorios en torno a Raqa. La batalla de Raqa es, sin lugar a dudas, la más emblemática para las FDS.

- El EI pierde terreno y recursos -

El EI conquistó Raqa en 2014, transformando esta ciudad del norte de Siria en la capital de facto en este país de su autoproclamado "califato", ubicado a caballo entre territorios sirios e importantes zonas del vecino Irak.

Situada en el norte del país, a orillas del río Éufrates, Raqa contaba antes de la guerra con 300.000 habitantes, en su mayoría árabes sunitas. Era igualmente el hogar de miles de cristianos armenios y siríacos, así como de kurdos, el 20% de su población.

Unos 2.500 yihadistas combaten aún en la ciudad, según el general británico Rupert Jones, segundo comandante de la coalición internacional.

La ONU estimaba el miércoles que unos 100.000 civiles se encuentran aún "atrapados" en Raqa, donde los yihadistas los han utilizado frecuentemente como escudos humanos.

El EI ha perdido en tres años el 60% de los territorios que ocupaba y el 80% de sus ingresos, según un estudio del gabinete IHS de Londres.

El territorio del "califato", entre Irak y Siria, pasó de 90.000 km2 en enero de 2015 a 36.200 km2 en junio de 2017. Además, las finanzas del EI han sufrido un gran descalabro.

Los ingresos mensuales pasaron de 81 millones de dólares en el segundo trimestre de 2015 a 16 millones de la divisa estadounidense en el segundo de 2017, o sea, con una caída del 80%.

"Esto se explica por un declive continuo de todas sus fuentes de financiación, ya sea la producción de petróleo, los impuestos y las confiscaciones, así como las otras actividades ilícitas", destaca un experto de IHS, Ludovico Carlino.

AFP