Navigation

El ejército alemán quiere romper definitivamente con su pasado nazi

La ministra de Defensa de Alemania, Ursula von der Leyen, llega a un comité parlamentario en Berlín el 10 de mayo de 2017 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 10 mayo 2017 - 16:51
(AFP)

El ejército alemán anunció este miércoles un cambio de sus consignas internas para prohibir claramente cualquier veneración a los símbolos del ejército del régimen nazi en sus tropas, tras un escándalo que ha sacudido a la Bundeswehr.

"Vamos a modificar el decreto sobre las tradiciones" en el ejército alemán, pues en su versión actual, de 1982, "deja rendijas" a posibles derivas, indicó en Berlín la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, tras haber comparecido ante una comisión de la cámara de diputados sobre un caso que ha conmocionado al Gobierno alemán en los últimos días.

El escándalo se produjo por el arresto de dos militares alemanes, entre ellos un oficial de 28 años, Franco Albrecht, sospechosoa de haber planificado un atentado contra personalidades alemanes demasiado favorables, en su opinión, a la inmigración, justificando su acto por la llegada masiva de refugiados.

Los dos hombres, detenidos, están considerados próximos a la ultraderecha.

En el marco de la investigación, las autoridades descubrieron reliquias de la Wehrmacht, el ejército del régimen nazi entre 1935 y 1945, en una sala común del cuartel de los dos sospechosos, perteneciente a la brigada francoalemana, situado en Illkirch, en las afueras de Estrasburgo (este de Francia).

Poco después, se hallaron otros objetos en otro cuartel de Alemania, en Donaueschngen (suroeste), lo que llevó al ministerio a ordenar una inspección de todos los edificios de la Bundeswhr.

Los medios alemanes mostraron su sorpresa por el hecho de que algunos cuarteles sigan llevando el nombre del general de la Wehrmacht Erwin Rommel, conocido por su campaña en África del Norte durante la Segunda Guerra Mundial y apodado "el zorro del desierto".

El decreto sobre las tradiciones prevé la revisión de la forma en la que los objetos militares del pasado deben ser conservados y mostrados. En principio, solo deben serlo en un "contexto histórico".

Aparte de este texto, la ministra, presionada por el escándalo, anunció otras reformas.

Se reforzarán las reglas disciplinarias principalmente. Al parecer, uno de los dos sospechosos, Franco Albrecht, redactó una tesis universitaria en el ejército de contenido abiertamente ultranacionalista y xenófobo, sin que se le impusieran sanciones.

La ministra pretende mejorar "la instrucción política" de los militares. "Se trata de un proceso muy amplio que debemos llevar a cabo entre todos, desde los reclutas hasta los generales, desde los consejeros a la ministra", declaró a la prensa.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.