El emperador Naruhito de Japón proclamó este martes su entronización durante una suntuosa ceremonia en el palacio imperial del Tokio en presencia de 2.000 invitados, entre ellos jefes de Estado y dignatarios de unos 180 países.

"Tras haber heredado precedentemente el trono en virtud de la Constitución y de la ley de la Casa Imperial (...), al país y al mundo, proclamo mi entronización", declaró Naruhito, junto a la emperatriz Masako, vestidos ambos con atuendos tradicionales reservados a este ritual.

Naruhito se convirtió en el 126º soberano de Japón el pasado 1 de mayo, un día después de que su padre Akihito abdicara tras 30 años en el trono del Crisantemo.

"Prometo aquí que rezaré siempre para la felicidad del pueblo japonés y la paz mundial", añadió. También se comprometió a permanecer "al lado de la población para cumplir (sus) obligaciones de símbolo de la nación y de la unidad del pueblo de Japón".

A ritmo de gongs y de tambores, la ceremonia se llevó a cabo en la "sala de los Pinos" del palacio imperial, en presencia de la familia imperial.

Poco antes de este ritual, se celebró una primera ceremonia a puerta cerrada regida por los ritos sintoístas. En ella Naruhito, ataviado con una túnica blanca de mangas holgadas y tocado con un gorro negro coronado por una cresta, "informó" a sus antepasados imperiales de su entronización.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes