Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El expresidente georgiano Mijeíl Saakashvili (izq) y el eurparlamentario polaco Jacek Saryusz-Wolski, en el tren en el que viajaba, parado en la estación de Przemysl, en el sur de Polonia, el 10 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

El expresidente georgiano convertido en opositor al poder ucraniano, Mijeíl Saakashvili, acompañado de decenas de partidarios, forzó este domingo su entrada a Ucrania, donde espera luchar para recobrar la nacionalidad del país, de la que fue privada por el presidente Petro Poroshenko.

Tras una jornada de idas y venidas muy mediatizadas en que se vio al expresidente apátrida intentar pasar la frontera en vano, una primera vez por carretera y otra por tren, sus partidarios lograron desbordar la línea de los guardias fronterizos que bloqueaban el retén, invocando una alerta a la bomba, entre las ciudades de Medyka, en Polonia, y Cheguyni, en Ucrania.

El exjefe de Estado reformador, de 49 años, acompañado de su esposa y un hijo de 11 años, avanzó luego a pie por la carretera en territorio ucraniano encabezando una columna de más de 1.000 partidarios.

Saakashvili aspira a participar en las elecciones en Ucrania, con el objetivo de promover reformas y luchar contra la corrupción.

Antes en la jornada, guardias fronterizos le habían rechazado la entrada, según un periodista de la AFP presente en la frontera polaco-ucraniana.

Los agentes declararon a la prensa que fueron alertados por los servicios de seguridad, según los cuales el cruce de la frontera le era rechazado al expresidente, sin dar más explicaciones.

Un tren ucraniano en el que viajaba Saakashvili había sido bloqueado antes este domingo en la estación de Przemysl, en el sureste de Polonia, cerca de la frontera con Ucrania, a petición de la policía de este país, según constató el periodista en el lugar.

- Apátrida -

Según un comunicado de la policía ucraniana, leído en polaco y ucraniano, el tren no saldría "de la estación mientras haya a bordo personas sin derecho a entrar a Ucrania".

Saakashvili, que rechazó salir del tren, no fue citado directamente en ese comunicado. "Tomar todo un tren como rehén, es ridículo", declaró a la prensa.

Sus asesores tomaron contacto con las autoridades polacas para denunciar que la policía ucraniana no tenía derecho a intervenir en Polonia, país de la Unión Europea (UE).

El expresidente georgiano, que salió este domingo en autobús con un grupo de periodistas, decidió cambiar de trayecto y tomar un tren rumbo a Kiev, para intentar entrar a Ucrania. En un principio, tenía que acceder por carretera, a través del puesto fronterizo de Korczowa.

El mismo es objeto de una demanda de extradición solicitada por el gobierno georgiano a Ucrania.

Saakashvili recibió el apoyo de la ex primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko, quien viajó hasta Rzeszow (sureste de Polonia).

"Venimos para defender a Mijeíl, pero también venimos a defender Ucrania", había dicho Timoshenko, comparando la situación actual en Ucrania a la de la época del presidente prorruso Victor Yanukóvich.

Saakashvili subraya que ha vivido en Ucrania 14 años de su vida de adulto y que participó en los levantamientos pro-occidentales del Maidan, y luego en la lucha contra la corrupción, como gobernador de Odessa, a partir de 2015.

Asimismo, en 2015 adquirió la nacionalidad ucraniana, lo que le hizo perder su pasaporte georgiano, al no admitir Georgia la doble nacionalidad.

Según él, funcionarios de la Agencia para los Refugiados de la ONU (ACNUR), en Ginebra, le confirmaron que es "apátrida en Ucrania", por lo que tiene derecho a apelar la decisión tomada en julio por Poroshenko en su contra, cuando se encontraba en Estados Unidos.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP