Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Donald Trump (dcha) habla con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al inicio de una sesión de trabajo de la cumbre del G20, el sábado 8 de julio en la ciudad alemana de Hamburgo

(afp_tickers)

La cumbre del G20 logró evitar la ruptura total en materia climática con EEUU, dejando la puerta abierta a su hipotética vuelta al Acuerdo de París, pero a cambio de arriesgadas concesiones.

El encuentro del G20, que reúne a los países responsables de la mayor parte de las emisiones contaminantes del planeta, era muy esperado desde que el presidente de EEUU, Donald Trump, decidió, a principios de junio, retirarse del acuerdo internacional de lucha contra el calentamiento climático.

El texto aprobado en la reunión aísla, en el papel, a EEUU, al considerar que el acuerdo es "irreversible". El principal riesgo para los defensores del Acuerdo de París era que otros países se sumasen a la postura de Trump.

Pero la unidad apenas duró unas horas. A la salida del G20, el presidente turco amenazó con no ratificar el acuerdo si no obtenía ventajas financieras. "Tras el paso dado por EEUU, nuestra posición va en el sentido de no someterlo al parlamento", dijo Recep Tayyip Erdogan en Hamburgo, en una rueda de prensa posterior a la cumbre.

- Compatible con el crecimiento económico -

En un gesto excepcional, los otros 19 países concedieron a Trump un pasaje de la declaración final específico para EEUU. En él, Washington asegura comprometerse a lograr una reducción de las emisiones, que sea compatible, no obstante, con el crecimiento económico.

Este punto "es el más interesante", considera Andrew Light, del World Ressource Institute. "Hay un marcado contraste con el mensaje que el presidente Trump transmitió desde el jardín de la Casa Blanca cuando anunció la salida del Acuerdo de París, afirmando que respetarlo sería nefasto para la economía", señaló.

Para Celine Bak, del canadiense Centro para la Innovación en Gobernanza Internacional (CIGI), "es claramente una victoria para el G20, que supo emitir un comunicado que permitiría al presidente Trump reintegrarse en el Acuerdo de París".

Y es que no todos han perdido la esperanza de que EEUU regrese a la lucha mundial contra el cambio climático. "Nunca pierdo la esperanza de convencer", dijo el sábado el presidente francés, Emmanuel Macron, en tanto que la primera ministra británica, Theresa May, consideró que el regreso de Trump es "posible".

"Está bien ser optimista, pero en un momento eso se convierte en ingenuidad. Sí, Estados Unidos puede volver al Acuerdo de París pero aquí, concretamente, Estados Unidos retira su compromiso", consideró sin embargo Jean-François Julliard, de Greenpeace Francia.

La canciller alemana, Angela Merkel, reconoció por su parte "no compartir el optimismo" de quienes confían en un regreso de Estados Unidos.

- Energías fósiles -

Además, la mención estadounidense del comunicado conlleva un potencial peligro para la unidad mundial en la lucha contra el cambio climático.

EEUU afirma en ese pasaje su voluntad de promover las energías fósiles, a contracorriente de la tendencia mundial y con el riesgo de un mayor debilitamiento del Acuerdo de París.

"La fuerza del Acuerdo de París era su carácter universal. Hoy tenemos un país, y no uno cualquiera, que va a lanzarse en un proceso de negociación paralela con países que quieren dedicarse a las energías fósiles", lamenta Julliard.

Para Alden Meyer, de la organización científica estadounidense USC, esta concesión "ralentizará el paso de las energías fósiles contaminantes hacia una economía basada en energías limpias, renovables".

No obstante, según Andrew Light, "es una victoria vacía de sentido, porque solo confirma lo que todos ya sabían que iban a hacer".

Fundamentalmente, lo que los estadounidenses tienen en mente es promocionar sus enormes recursos de gas y petróleo de esquisto en el extranjero, sobre todo en los países del este de Europa que dependen del gas ruso. "El discurso y la visita de Trump a Polonia [el jueves] son muestra de ello", señala Bak.

Frente a las incertidumbres y las turbulencias provocadas por Estados Unidos, los otros países del G20 prevén seguir avanzando, con la notable excepción de Turquía, que busca presionar para obtener lo que desea.

Francia convocó para diciembre una nueva cumbre sobre el clima, concretamente sobre el aspecto financiero de la lucha contra el calentamiento global.

AFP