AFP internacional

Votantes en Rangún el 1 de abril de 2017, en unas elecciones legislativas parciales vistas como una prueba para el gobierno de Aung San Suu Kyi

(afp_tickers)

El gobierno de Aung San Suu Kyi retuvo la mayoría de sus escaños en las elecciones legislativas parciales del sábado en Birmania, según los primeros resultados, pero podría sufrir derrotas simbólicas en áreas de minorías étnicas mientras sigue el recuento de los votos.

La votación para sustituir 19 escaños vacantes en el Parlamento se consideraba como un test para comprobar la popularidad de la líder de facto de Birmania, tras un primer año agitado al frente del país asiático.

La Liga Nacional para la Democracia (LND) de Aung San Suu Kyi logró una holgada victoria electoral en los comicios de 2015 que acabaron con medio siglo de gobierno militar en Birmania.

Pero la euforia desatada por la victoria de este símbolo de la democracia, exdisidente y premio Nobel de la Paz, se ha ido desvaneciendo mientras el joven Gobierno intentaba sacar adelante las reformas que prometió.

La amplia mayoría de la LND no estaba en juego en las elecciones parciales del sábado, cuyo propósito era sobre todo sustituir a los parlamentarios que abandonaron sus escaños para integrar el Gobierno.

Pero los primeros resultados del domingo indican cierto descontento entre las minorías étnicas, que representan un tercio de la población birmana y llevan mucho tiempo sometidos a la mayoría bamar a la que pertenece Aung San Suu Kyi.

La LND obtuvo buenos resultados en sus bastiones alrededor de la capital comercial Rangún y en las regiones centrales más al norte, donde retuvo al menos ocho escaños, según el presidente de la comisión electoral Hla Thein.

Pero sufrió una derrota embarazosa en el estado sureño de Mon, donde el Partido de la Unión, la Solidaridad y el Desarrollo (USDP), apoyado por los militares, le quitó un diputado.

El recuento de votos sigue adelante en los estados de Rajin (oeste) y Shan (norte), ambos escenarios de conflictos étnicos.

En Rajin, la LND afrontaba una votación complicada ante el USDP y el Partido Nacional Arakan. Los dos rivales de la formación gobernante promovieron durante la campaña ideas probudistas y ultranacionalistas susceptibles de atraer a los votantes en un estado en el que crece el sentimiento antimusulmán.

La LND también podría encontrar dificultades en Shan, donde miles de personas han sido desplazadas por el recrudecimiento de los enfrentamientos entre el ejército y los rebeldes

AFP

 AFP internacional